2020: EL NUEVO CÉNIT DEL RAP ARGENTINO

2020: EL NUEVO CÉNIT DEL RAP ARGENTINO

Ante un año complicado en muchísimos aspectos, y particularmente para el mundo de la cultura, el rap argentino se reformula a partir de su identidad histórica y redobla la apuesta con lanzamientos de altísima calidad.

Por: Flor Viva (@florviva)

Hay instantes en la historia de cualquier rama del arte que al mirarlos en el espejo retrovisor del tiempo se ven como un período durante el cual, aunque no lo dimensionen, sus protagonistas estaban cambiando el rumbo de su género de una u otra manera. En esta tumultuosa e inusual realidad que el 2020 nos ofrece, muchos sectores de la cultura se han refugiado en la nostalgia de lo pasado, en ciertos refritos, en reflotar herramientas ya vistas. Sin embargo, el rap argentino sigue con pasos firmes y pesados hacia adelante.

Por supuesto que entre lo más viral podemos encontrar a artistas muy jóvenes que se abren paso en el mundo discográfico. Y lo hacen, esto hay que marcarlo, con una identidad muy propia. Este año, por ejemplo, Wos lanzó su EP “Tres Puntos Suspensivos”, y también Trueno pudo soltar su primer álbum, “Atrevido.” Ambos artistas son capaces de hacer algo que muchos en la industria codician: plasmar su identidad en sus producciones musicales.

De todas maneras, la revolución del rap cala más profundo. Los fanáticos del género estamos dándonos cuenta disco a disco, lanzamiento a lanzamiento, de que quizás en algún tiempo podamos llegar a dimensionar este año como uno de los años más ricos en cuanto a calidad y a experimentación de los últimos tiempos. Artistas que aportan lo suyo a este momento cumbre están brotando cada vez más claramente; algunas son caras conocidas y otras no tanto. Se animan a profundizar ciertos perfiles y estilos que crecen por fuera del alcance de las manos de la agresiva industria discográfica internacional, que tiene casi su total atención en otro tipo de ritmos y, más que nada, otro tipo de mensajes.

De entre esta enorme ola de talento podemos resaltar algunos proyectos que son especialmente relevantes para marcar la innovación y el excelso nivel del que estamos hablando. 

Difícil no comenzar mencionando a los nombres que han erguido las vigas para mucho de lo que hoy sucede en el mundo del rap nacional: la unión de Fianru, Malandro, T&K, CNO y Núcleo a.k.a. Tintasucia para el lanzamiento de “OG’s” nos habla de elementos del rap de siempre que siguen vivos más que nunca. Todos ya referentes en la cultura hip hop, explicitan una vez más los exquisitos resultados de seguir apostando a las colaboraciones. Llevan el estandarte de la esencia old school en su máxima expresión, pero también señales de reinvención que siempre los caracterizaron como artistas.

T&K viene regalándonos excelentes producciones y colaboraciones en el último tiempo, como las que realizó con Homer El Mero Mero y Mir Nicolás —quien ya anunció que se viene un adelanto de su primer disco solista—. En cuanto a la experimentación, estos artistas vienen llevando al boom bap a lugares menos explorados, o probándose sobre instrumentales drumless, como hizo Mir Nicolás en su cypher para El Triángulo Estudio.

Justamente, desde su nacimiento El Tri ha parido mucho material que alimentó al género para que crezca hasta el punto en el que se encuentra actualmente, abriéndole las puertas a artistas emergentes que hoy en día tienen un público masivo. Y así es también como aún siguen abriéndose esas puertas para nuevos rappers. Artistas que están haciendo su camino como Kreiluz, con su flamante EP, han producido y sacado material. Además, no olvidemos que “Barras”, el reciente disco de Núcleo, también habla de un hambre de seguir enriqueciendo la esencia del rap barrial, con mensajes auténticos e instrumentales cada vez más cuidadas.

Por otro lado, es crucial abrir otros ojos a artistas que vienen hace rato labrando en el género y que hoy en día cosechan producciones musicales de extrema calidad tanto lírica como sonora. El caso del rapero fueguino Frane es quizás uno de los más particulares, siendo un artista que no deja de marcar la cancha para todo el género hace ya tiempo. Su álbum del 2019 en conjunto con la Faktor Band exhibe un balanceado equilibrio entre un rap nacional clásico y un jazz con cierta influencia del rock a lo Spinetta que en parte ha tenido siempre presencia en el hip hop argento, vía artistas como Fianru, pero que en este caso traza un hilo conceptual específico que recorre el disco y nos transmite mil sensaciones. Este año, Frane nos regaló “Niebla vol.1”, con feats fabulosos y un espíritu moderno combinado con una doma del boom bap envidiable.

Los sonidos de beatmakers como Zone, Evlay y Veeyam traen innovadores y personales enfoques para la construcción de instrumentales, con capas y texturas particularmente llamativas y que se combinan de manera matemática con el rapeo y la pluma de referentes ya consagrados como Urbanse o Acru, dos figuras claves del género nacional que nos siguen dejando clara su vigencia y relevancia.

Bombas musicales también llegan de la mano de Kamada, uno de los proyectos más prolijos del ambiente, portadores de una coherencia y un bajo perfil que no hace más que alimentar la admiración de quienes seguimos el desarrollo del género. Este año el single de Saje “Mono Dopado” llegó como un recordatorio del placer que da oír a artistas talentosos gambeteando con la gramática un buen beat pesado, más valioso aún entre la lluvia de beats trapper que nos rodea en el ambiente. 

El pasado 17 de octubre estalló el lanzamiento de “L.E.A.L.”, donde Kelo ataca en múltiples niveles dejándonos delicadas producciones en cuanto a instrumentales —incluso dejando claro que su propia mano en este sentido es extremadamente atenta— sumadas a temáticas originales con poesía elevada pero los pies sobre la tierra. Los Kamada, especialistas en las tan habladas skills, siguen demostrando como siempre que concentrarse en eso no implica dejar de lado el contenido.

Vale la pena mencionar al oro puro del rap santafesino: la Caliope Family, con una mención especial al rapeo de Brapis. Nutrieron con su disco “Chainz” a la antología argenta mediante una selección de siete tracks que recorren una estética característica de esta nueva época dorada del rap nacional con una personalidad propia, que sabe lucirse como artesana de mestizajes musicales admirables.

Estamos transitando una era especialmente rica y diversa del rap argentino, compuesto por texturas heterogéneas, mensajes identitarios, y una especial atención que hace tiempo se le viene debiendo a los productores detrás de las consolas. Los cruces entre géneros, con guiños del hip hop a sonidos del rock, funk, blues y jazz, aportan nuevos terrenos donde construir. Y sin lugar a dudas, las colaboraciones y los lazos entre los integrantes de los círculos de artistas nacidos en el underground están más fuertes que nunca y reflejan claramente valores estéticos y culturales que respetan el recorrido de quienes construyeron el camino y a su vez son extremadamente fértiles y prometedores.


PORTADALeer más

MC Y PRODUCTOR: LA COMBINACIÓN DE AMBOS MUNDOS

A día de hoy, cada vez son más aquellos artistas que no se quedan en un solo rol, sino que exploran distintas facetas de las que componen a un trabajo musical. Leer más

MC Y PRODUCTOR: LA COMBINACIÓN DE AMBOS MUNDOS

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Gustavo Woltmann 1 mes

    Es un excelente momento para el rap de Argentina, cada artista está haciendo contribuciones importantes desde su esfera de influencia, espero que podamos ver muchas colaboracione de alto nivel en lo que queda del año.
    -Gustavo Woltmann.

  • Disqus ( )