BDM DELUXE 2021: CÓMO SE VIVIÓ DESDE DENTRO

BDM DELUXE 2021: CÓMO SE VIVIÓ DESDE DENTRO

Sábado 4 de diciembre, fecha del ansiado retorno de una mítica competencia llena de momentos históricos que, aunque inesperados, regresarían ese día.

Por: Saúl Eski (@sauleski)

El 17 de noviembre del 2018, era la fecha de la última ocasión en la que BDM Deluxe hacía su aparición en el circuito competitivo. Más de 3 años después, el regreso de la leyenda se pactó.

Un regreso duro y complicado. Áspero. Al igual que el camino trazado desde 2018 para su renacimiento. Difícil de entender para algunos, pero aquí es donde empezó la verdadera magia.


También te podría interesar:


IMPREVISTOS

Las bajas de competidores son como un desayuno para los eventos, algo rutinario. Y no fue la excepción para la organización de BDM, quienes ya tenían contemplados y pagados diversos pasajes de participantes que al final no viajaron. Días antes, campeones nacionales con derecho a pelear el título fueron comunicando su baja. Visado, otras fechas pactadas, motivos personales, etcétera.

Mxrea, representante de Guatemala con traslado pagado, fue uno de los que no pudo asistir a la cita por decisiones del gobierno de su país. Ritmodelia, a quien eligieron como reemplazo desde territorio guatemalteco, recolectó por decisión propia el efectivo para viajar a Monterrey. BDM se encargó del resto en el terreno mexicano.

A un par de días del evento se presentó otro inconveniente. La sede prevista informó sobre la cancelación de eventos agendados en el mes de diciembre. En palabras del propio Satul, pilar vital de la organización, se movilizaron lo más rápido posible para solucionar el problema, al punto de conseguir la ayuda de las autoridades de la ciudad para obtener un nuevo y mejor lugar para el desarrollo de la competición.

¿CÓMO SE DESARROLLÓ LA COMPETENCIA?

Todo en calma el sábado 4 de diciembre, fecha del ansiado retorno de una mítica competencia llena de momentos históricos que, aunque inesperados, regresarían ese día.

Con un cartel original reducido, los 17 freestylers en pie se dedicaron a mostrar su mejor nivel desde los filtros. Como si de una broma de mal gusto se tratase, y tras terminar los cyphers de grupos, la oscuridad se apropió del lugar. Tanto literal como metafóricamente.

Un stream oficial caído tras una hora de transmisión, tornamesistas sin poder colaborar con las pistas para las batallas y micrófonos sin funcionar. Cualquiera se hubiese estirado de los pelos con tantas situaciones en contra en cuestión de horas. Afortunadamente en BDM “revivió el freestyle”.

“Ponemos todo de nuestra parte y buscamos una solución rápida”. Con tono de un verdadero campeón, Chuty, quién precisamente mantendría el trono esa misma noche, encaminó a todo el lugar hacia la calma.  Definitivamente no se iba a dejar morir un evento con tantos años detrás y con un peso gigante en sus hombros.

Y así comenzó una competencia totalmente nueva. De plaza. Con rondas de beatbox de fondo o a capella. Los de grandes escenarios regresaron a sus inicios. Otros como Stick se sentían como en casa. El público a centímetros de los MC’s. “Pocos pero locos”, siempre con la mano arriba en señal de aliento a la batalla en turno.

Desde dentro, el disfrute del nivel que se exhibía en la batallas era único. La versión under de cada participante subía de nivel con el pasar de los patrones. Desde fuera, la angustia de no saber lo que ocurría en el evento. La búsqueda de transmisiones de la competición desde el público o el ‘refresh’ en Twitter para encontrar información sobre quién avanzaba de ronda hizo retroceder a miles a aquellos años en los que no se transmitían en vivo eventos de talla gigante.

SENSACIONES TRAS EL EVENTO

Por un momento se retrocedió a la esencia del freestyle. Al amor al arte. A asistir a un evento a disfrutar de lo que pase en ello sin importar las circunstancias del mismo, apoyando a los competidores para sacar lo mejor de ellos. A tomarnos de las manos para permitir que está cultura siga creciendo a niveles inimaginables como se pensaba años atrás.

Es destacable la labor de la organización de BDM por mantener en pie un evento, aún con todo y las pérdidas económicas auspiciadas por las adversidades que se encontraban. No menos importantes fueron los jurados, DJs y speakers por el papel tan comprometidos en sus roles, y que casi siempre pasan desapercibidos. Los competidores brillaron por la profesionalidad y respuesta inmediata ante el inesperado cambio de planes. El comportamiento del público, en líneas generales, fue trascendental por hacer el aguante a todos los anteriores y colaborar en seguir con la competencia a flote.

Gracias a todo este equipo de personas que enseñó el camino del freestyle ante lo imposible.

 

 

 

Imagen de portada original de Ericka Jaime Vazquez
Imágenes originales de los Instagram de BDM y Chuty.

Videos originales de Franco Escamilla y Kidz MZT.

 

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: