DEM BATTLES ARGENTINA: CRÓNICA DE UN VIAJE HERÓICO

DEM BATTLES ARGENTINA: CRÓNICA DE UN VIAJE HERÓICO

Por: Lihué Bruno (@lihuebruno)

Sepan disculpar la subjetividad de la nota a continuación, pero relatar los sucesos ocurridos amerita contextualizar la visión de quien escribe.

Introducción: Semidioses y héroes

En mis comienzos dentro de la disciplina del freestyle tuve siempre un Olimpo, un lugar idóneo e intocable, casi utópico, donde las obras de arte más impensadas se hacían realidad: El Quinto Escalón. Allí los semidioses del freestyle levantaron las bases de toda una generación, además de improvisar locuras ajenas al paso del tiempo, que siguen estando vigentes hasta el día de hoy.
Y a medida que me fui involucrando con las competencias, conocí gente que también improvisaba locuras, pero en lugares recónditos de la gran Patria Argentina. Esas personas tenían hambre de llegar a recorrer caminos similares a los caminados por los semidioses del Parque Rivadavia. Pero cuyos destinos se habían obstaculizado por la dicha de haber nacido lejos de donde Dios atiende. Digamos que son héroes. Héroes que, tal como narran los cuentos medievales de antaño, salen de su pueblo con una misión, un objetivo y mucha pasión.

Capítulo 1: El aura de algo mágico.

Es la noche del 9 de abril. Mi cumpleaños número 21. Entre toda la gente tan querida que asistió a la celebración se encontraban los héroes de esta historia. Por un lado Cobe, un muchacho santafesino con un carisma icónico, mucha bondad y una dulce picardía que se escapa de su ser para rapear y jugar a las cartas. Por otro lado, Jaff, que llegó a Buenos Aires después de un largo tramo viajando a dedo escoltado por el fiel Donato, ambos oriundos de Mendoza. Él, además de ser el último subcampeón de Red Bull, es un jóven tan bilardista como tierno. Una de las pocas personas que entrega amor puro en un circuito donde el cariño sensible escasea, pero a la vez muy inteligente, audaz y hábil para ganar en todo.
Casi como en una concentración previa a un partido de fútbol, ambos héroes dialogaron mucho sobre freestyle y el arduo circuito de ascenso a FMS. “Hermanito, es que yo rapeo todo el día” dijo Cobe cuando nos fundimos en un abrazo luego de felicitarlo por el hermoso cypher que nos regaló esa noche. Las auras de que pronto algo mágico ocurriría se sentían en el aire.
Es que al otro día se llevaría a cabo la segunda fecha en duplas de DEM Argentina, la competencia underground que tenía todos los focos puestos encima, ya que según algunas personas, tiene tintes del Olimpo mencionado anteriormente. La primera jornada había sido un éxito: uno de los semidioses, Klan, había “bajado” (término discutible) a la plaza y se había consagrado como campeón dejándonos momentos increíbles. Pero las expectativas aumentaron exponencialmente con la sospecha casi confirmada de que Dani y Tiago, referentes de la generación del Quinto Escalón y la música actual, irían a competir a la DEM en equipo.

Capítulo 2: Una travesía de brujos y dragones

Tal como se había previsto, más de 700 personas asistieron al Parque Centenario a disfrutar de una tarde llena de freestyle. Entre esa multitud se encontraban los equipos aspirantes al deseado título de campeones de la segunda fecha de la DEM. Absolutamente todos estaban en igualdad de condiciones, desde los héroes hasta los semidioses. En primer lugar tenían que pasar la dura instancia de clasificatorias para ingresar al cuadro general, en donde deberían ganar 4 encarnizadas batallas para galardonar. Cobe y Jaff superaron los filtros para toparse en la primera ronda a una dupla experimentada de la costa argentina: Louse y Busci, y a dos duras promesas del freestyle nacional: Raka y Staner. El hilo argumental de la batalla decantó en que casi todos los participantes respondan a lo que había dicho Jaff, por lo que Cobe nos dejó un destello muy interesante:
“Puta madre, solo le tiraron a este tipo
Se nota que es el favorito.
Pero acá hay un problema de otro tipo:
Preocúpense, él es el malo del equipo”.
La batalla se definió en una réplica en la que Cobe derrotó a Staner para meterse en los cuartos de final.

Foto por Zurdo PH

En dicha instancia los obstáculos fueron aún mayores. No sólo por los rivales que estaban en frente, es decir Exe y Confi, quienes habían dado el batacazo del día eliminando a las duplas Ctz-Hdr y Jesse Pungaz-Poli, sino también por un condimento que agregó tantas dificultades como épica a la competencia: la lluvia. Dicen que los mejores partidos del potrero son bajo las precipitaciones. En este caso las batallas también mejoraron, es que, casi potrerizando la competencia, se tuvo que agregar beatbox a la ronda debido a que los equipos de sonido no podían funcionar. El enfrentamiento entre Jaff y Cobe y los bahienses fue muy emotivo. Discursivamente los 4 competidores utilizaron la lluvia como recurso para abrirse y entonar rimas sobre la trascendencia de los seres queridos, la idea del cielo como paraíso, entre otras. Como mencionamos anteriormente, la picardía de los héroes es una cualidad que los hace resaltar. En esta batalla Jaff la reflejó cerrando con:
“(…) Por eso de tu abuelo yo no me preocupo,
Tu abuelo busca a Dios para mirarse el pupo.
Mi abuelo está en el cielo y es el que al tuyo le miente en el truco”
Por último, en semifinales, Jaff y Cobe se enfrentaron a Zaina y G5 en una de las mejores batallas de la jornada. El nivel de todos los participantes fue increíble. Luego de una réplica y por cuestiones de constancia, los protagonistas llegaron a la final.

Capítulo 3: Semidioses y héroes.

Los héroes ya habían surcado la chispa de las promesas, el hambre de las sorpresas y la razón de los experimentados. Ahora tocaba enfrentarse a los semidioses. Gente que sólo habían podido ver batallar por YouTube. Competidores con los que habían aprendido y se habían motivado para llegar a donde están. Allí estaban Dani y Tiago contra Jaff y Cobe. Dos vidas opuestas enfrentadas. Viajes con distancias disparejas, comodidades distintas y un hilo narrativo de la jornada que parecía dirigido por el mejor director de cine. A esto se le sumó Iacho en los beatbox, un paladín de los semidioses en la época del Quinto Escalón. La batalla tuvo un nivel exorbitante y los argumentos que se necesitaban para formar un duelo histórico. Luego de una réplica nuestros héroes derrotaron a Dani y Tiago, quienes con todo el respeto del mundo les agradecieron por mantener viva la llama del underground argentino.


Foto por Zurdo PH

El camino que les queda a Jaff y Cobe es largo. Pasar frío y calor, horas en la ruta para llegar a una competencia, tener que pasar meses alejados de casa, sufrir injusticias, invertir tiempo, energía y dinero. Son cosas que solo los competidores del underground del interior saben lo que significan. Pero a veces los héroes retornan al hogar con la copa en la mano, y un triunfo simbólico que no se compra con nada. Cobe tiene muchísimos puntos para el ranking FMS, es campeón nacional y tiene una trayectoria inmensa, pero señaló en redes que ganar la DEM fue el evento más importante de su vida. Porque el triunfo que llena el alma es acariciar a tu jóven interior y decirle “Mirá, lo logramos”.

Fotos por: Zurdo PH

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (2)
  • comment-avatar

    […] DEM Battles Argentina: Crónica de un viaje heróico […]

  • comment-avatar

    […] O como la dupla de Jaff y Cobe, ambos del interior, que, mientras planeaban el viaje, es posible que no hayan imaginado la posibilidad de ganar una fecha derrotando a Dani y Tiago en la final, y ahora es un recuerdo imborrable del que, por suerte, existe material, tanto audiovisual como crónicas escritas. […]

  • Disqus ( )
    A %d blogueros les gusta esto: