COOKIE CREW: PROFESANDO EL HIP-HOP DESDE LA NADA MISMA

COOKIE CREW: PROFESANDO EL HIP-HOP DESDE LA NADA MISMA

El dúo británico fue vital para la expansión del rap dentro y fuera del país, llegando a escucharse en Europa y Estados Unidos.

Por: Franca Hernández (@FranHernandezN)

Cookie Crew fue un dúo de rap londinense conformado por MC Susie Q (Susie Banfield) y MC Remedee (Debbie Pryce) en 1983, uno de los primeros proyectos de Hip-Hop de Reino Unido que logró exportarse a Estados Unidos y gran parte de Europa. Ambas lograron posicionarse en los charts de UK cuando el rap era algo completamente denostado. Lo curioso es que, durante sus comienzos, ninguna contaba con referencias, ni tampoco había una escena consolidada donde reflejarse y aprender sobre la cultura: tuvieron que ayudar a forjarla con las pocas herramientas que tenían. ¿Cómo se hace H.H desde cero?, ¿Cómo se pasa de forjar un movimiento a posicionarse en la industria musical durante nueve años consecutivos?, eso es lo que vamos a ver hoy.

Susie y Debbie se conocían desde que eran muy chicas, ambas pasaban horas escuchando las colecciones de discos de sus padres. Aprendían a leer la contratapa, a buscar nombres, instrumentos, productores que las ayudaran a meterse de lleno en el mundo de la música. Un verano de 1979, Debbie viaja con su familia a Nueva York y a través del turismo musical outsider que hacían con su padre conocen, de manera aislada, alguno de los elementos de una cultura que tenía muy poquitos años de vida. Tiene su primer acercamiento al breaking y en la radio se escuchaban las primeras canciones de rap.

Ese viaje cambió radicalmente a la devenida Mc Remedee. Cuando fue por segunda vez a N.Y encaró su estadía de otra manera. Ya no iba a hacer turismo: iba a buscar música. Entre 1982 y 1985, Debbie se encargaba de llevar una grabadora dentro de la valija y cuando llegaba pasaba dos, tres, cuatro semanas de corrido grabando en cassette las canciones que pasaban en la radio. Anotaba los nombres que mencionaban los locutores y después salía disparada a la tienda de discos para ver que podía comprar. Sino le alcanzaba para llevarlo anotaba toda la información de la contratapa en un cuaderno y lo buscaba en su próximo viaje.

En principio, el dúo contaba con dos herramientas fundamentales: los cassettes de Debbie y el disco Funk Box Party de Sugar Hill Records. De a poco, fueron comentándole a sus amigas y vecinas sobre el Hip-Hop, sobre las diferentes disciplinas, la música, el baile, y que es lo que significaba ese movimiento para ellas; para terminar de convencer a las otras chicas de acercarse a la cultura empezaron a hacer copias de los cassettes para que escuchen y practiquen. Paralelamente a esta pseudo evangelización hiphopera, Susie y Debbie memorizaban todo el LP de Sugar Hill  y se animaban a freestylear en los puentes de las canciones. Fruto de ese trabajo, consiguieron formar una crew de trece chicas que se conocían comoThe Warm Milk & Cookie Crew” (el título vino de las burlas e imitaciones que ellas hacían al acento estadounidense).

Durante esa etapa, ellas creían genuinamente que eran las únicas que escuchaban esa música, pero a mediados de 1982 un b-boy de su zona les cuenta que en Covent Garden, un área comercial de entretenimiento ubicada en West End, había un grupo de personas haciendo lo mismo que ellos; decía que hacían música con la boca y la gente bailaba en el suelo mientras los demás formaban toda una audiencia a su alrededor. Las chicas no dudaron ni un minuto y fueron hasta el lugar. Allí se encontraron con B-Boys, Emcees, competencias y todo lo que ellas estaban haciendo pero congregado en un solo lugar. Debido a la vergüenza de entrar en esas rondas, se hacían pasar por turistas neoyorquinas para tantear el terreno y aprender desde lejos.

Cuando tomaron confianza empezaron a participar de las competencias, todo el tiempo les preguntaban “¿De dónde sacaron esos pasos?”, “¿De dónde sacaron ese estilo?”, y es que claro… como no habían videos, ni era habitual encontrar canciones en la tele o la radio, ni siquiera menciones en las revistas; las chicas tomaban lo poco que Debbie recordaba de sus viajes y a eso le sumaban todo lo que les nacía naturalmente. Esa originalidad tuvo su reconocimiento cuando Mc Remedee y Mc Susie Q, siendo las representantes al micrófono de la Cookie Crew, ganaron la competencia de rap que organizó la BBC Radio 1 en 1987 con el DJ John Peel a la cabeza. Eso posibilitó que el dúo pudiera lanzar su primer single con la producción del grupo The Beatmasters y el sello Rhythm King, la canción “Rok Da House” sonaba en todos los clubs de baile.  

Las Cookie Crew forjaron su imagen de la misma manera que Native Tongues: una mirada social consciente, reivindicando sus raíces afro y abogando por el empoderamiento a través de la palabra. Si bien estaban rebozadas en el arquetipo infantil de “no soy como las otras chicas porque no soy estereotípicamente afeminada” como se ve en canciones del tipo “Female” (1987), vemos que a lo largo de su carrera musical ellas van madurando junto a sus discos. Empezaron con “Born this Way”  lanzado en 1989,  que nos muestra a niñas con actitud y ganas de divertirse haciendo lo que les gusta; tiran algún que otro palo mientras rompen reglas y estereotipos ochenteros, pero la patada más fuerte es su presencia misma.

En 1991, estrenan su trabajo más importante: “Fade to Black”. Un disco con que abre con temáticas como el colorismo dentro de las comunidades negras de Estados Unidos; la desigualdad social y el miedo a un futuro devastador en canciones como “The Powers Of Positive Thinking” – que dicho sea de paso, la base es un fuego-; también contaron con la ayuda de DJ Premier para “A Word To The Conscious” donde llaman a la conciencia colectiva por sobre el mercantilismo y la opresión; y “Secret (of success)” , su mayor éxito, donde ponen en la mesa la falta de oportunidades que tienen las personas  negras en una sociedad racista.

Este precioso tesoro/disco fue el cierre de su carrera, porque -como absolutamente siempre- los contratos discográficos que le ofrecían no cerraban por ningún lado. Toda una corta vida pregonando el Hip-Hop desde la nada misma, para terminar una carrera por cláusulas carroñeras. Por suerte, el tiempo es sabio y sabe como acomodar las cosas en su lugar. El trabajo de Susie y Debbie es imprescindible a la hora de mostrar el proceso de inserción del rap por fuera de los límites del país norteamericano, su tiempo y dedicación esencialmente artesanal, sus discursos, sus discos, fueron la marca de una época.

Su mayor reconocimiento está en aquellos que absorbieron y atesoraron sus últimos trabajos en vinilo, mientras que para otros sólo fue un grupo más en el paso del rap en UK. Lo cierto es que ellas personificaron parte del cambio en la industria de la música londinense siendo pioneras en el Hip-House y el Jazz-Rap, dieron lugar a discursos no muy presentes en una sociedad concebida como enteramente “blanca” y construyeron desde cero su lugar en la escena como parte del movimiento de rap conciente entre finales de los 80´s y principios de los 90´s .

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )
A %d blogueros les gusta esto: