THE SEQUENCE: DEL SER EL PRIMER TRÍO QUE LLEGÓ AL VINILO A UNA DISPUTA LEGAL QUE ARRUINÓ SUS CARRERAS

THE SEQUENCE: DEL SER EL PRIMER TRÍO QUE LLEGÓ AL VINILO A UNA DISPUTA LEGAL QUE ARRUINÓ SUS CARRERAS

The Sequence fue el primer trío compuesto por mujeres en tener un vinilo, pero su carrera se vio frenada por la disputa legal con su productora y la falta de reconocimiento en la cultura.

Por: Franca Hernández (@FranHernandezN)

The Sequence fue el primer trío de rap compuesto por mujeres que llegó a los vinilos de la mano de Sugar Hill Records. Angie B, Blondie y Cheryl The Pearl crearon el éxito “Funk You Up” en literalmente menos de un minuto y en tres semanas vendieron 500.000 copias. Pero los malos contratos y la falta de reconocimiento a sus múltiples trabajos casi las lleva a la bancarrota. ¿Cómo un grupo que abrió tantas puertas e inspiró a una generación entera de raperos y raperas tiene tan poco mérito?

Angie Brown Stone (Angie B), Gwendolyn Chisolm (Blondie) y Cheryl Cook (Cheryl The Pearl) crecieron juntas en Columbia, Carolina del Sur. Empezaron como porristas, pero dejaron de lado los pompones para dar lugar a las rimas. Fueron descubiertas por Sylvia Robinson durante un concierto de Sugar Hill Gang en octubre de 1979, las chicas estaban en el backstage del show y alguien comentó que ellas podían rapear mejor que quienes estaban en el escenario. Rapearon la letra de “Funk You Up” en acapella para los miembros de la discográfica y Miss Robinson no dudo ni un segundo en llevarlas al estudio en N.Y.

El viaje hacia la gran ciudad no fue tan fácil como parece. Piensen que en un principio, la madre de Blondie no la dejó viajar a Nueva York para grabar el primer single, daba por hecho de que “iban a prostituirla”, por lo cual sentenció que si se iba a N.Y: no podría volver a su casa. Gwendolyn tuvo que abandonar su hogar, y nunca más volvió. Esa pérdida tuvo su breve recompensa ya que a los pocos días de haber grabado la canción, “Funk You Up” sonaba en todas las radios.

Su primer acercamiento con los otros grupos fue sorprendentemente grato. Las chicas se quedaron anonadadas cuando vieron por primera vez a los artistas que “sólo conocían por el nombre” -como The Furious Five, Grandmaster Flash, Kurtis Blow, Kool Herc, entre otros- porque todos las respetaban o admiraban. No tuvieron que pelear por su nombre en una plaza, o competir contra otros raperos. Sus rimas en vinilo ya eran una prueba cabal de su destreza en el micrófono.

Muchos no lo saben, pero las Sequence fueron de las primeras en mezclar el canto con las rimas; el mismo método que muchos años más tarde sería adoptado por la inigualable Lauryn Hill.  Y algo que también se escapa cuando se habla de este trío es que fueron productoras, coristas y ghostwriters para los Sugar Hill. Angie B escribió parte de la canción  “Apache” , Cheryl también colaboró en la letra de “8th Wonder” y ambas, junto a Blondie, hicieron los coros principales del tema  “Let`s dance (make your body move)”.

Entre 1980 y 1983 grabaron un total de tres álbumes: “Sugar Hill Presents The Sequence”; “The Sequence” y “The Sequence Party”. Con un sonido muy marcado por el funk, el R&B y el rap. Muchas de sus canciones fueron sampleadas o re-versionadas por artistas, como Dr.Dre en “Keep their heads Ringin´” o la canción “Love Of My Life Worldwide” de Erykah Badu en colaboración con artistas legendarias como Queen Latifah, Bahamadia y la mismísima Angie Stone.

En un periodo de casi cinco años, Angie B, Cheryl y Blondie no tuvieron descanso ante el éxito, sus canciones sonaban por todos lados. “Simon Says” era la canción que uno debía seguir para no quedarse afuera en las fiestas. Asimismo su trabajo estaba  inspirando a jóvenes promesas como Roxanne Shante, quien aseguró que si no fuera por la existencia de este trío ella no existiría. Mismo, años más tarde, la rapera Mc Lyte le contó a Cheryl que en su casa sólo tenía dos discos y uno era el de ellas. Lyte rapeaba encima de las bases del vinilo mientras jugaba a ser la cuarta Sequence.

Si tenemos en cuenta el éxito de sus canciones, las veces que fueron sampleadas, la admiración a su trabajo y el camino que pavimentaron, ¿cómo es posible que una de sus integrantes llegara al punto de hipotecar la casa para pagar los impuestos?, ¿cómo es posible que nunca hayan tenido un tributo digno?, literalmente grabaron tres discos y diez sencillos, fueron productoras junto a Miss Robinson pero recién en 2016 obtuvieron los derechos de su trabajo. Es hora de hablar del gran y principal problema, no sólo de The Sequence: los contratos de Sugar Hill Records.

Sería completamente necio e ignorante desestimar la importancia que tuvo ese primer vinilo de Sugar Hill Records porque literalmente fue el grado cero de la industria musical para el rap. Pero la realidad es que sus contratos y arreglos eran sumamente carroñeros. Para que se den una idea, la gran mayoría de artistas que dejaron la Sugar Hill Gang dieron un paso al costado por peleas de dinero y a su vez demandaron a la productora en más de seis ocasiones.

Sylvia Robinson, le pagó al trío $10.000 dólares por la canción “Funk You Up” y le ofreció un contrato por cinco años. El problema es que la productora, a partir de ese contrato iba a ser dueña no sólo de la canción, sino también de la publicidad del grupo por treinta años. La ganancia de las chicas se generaba exclusivamente de las giras, mientras que las regalías iban directo al bolsillo de los Robinson. Cuando llegó el momento de renovar la asociación, exigieron el pago de las regalías pero no lo obtuvieron. Por lo cual, en 1985 el grupo se separa.

Artistas como Melle Mell, Sha Rock de Funky Four Plus One, Wonder Mike, Master Gee, entre otros; también demandaron a Sugar Hill por la falta de pago con respecto a las regalías. Incluso los dos primeros siguen con la denuncia vigente, sin respuestas. Por eso, la única Sequence que logró seguir con su carrera en pie fue Angie Stone quien se lanzó como solista de R&B y soul pero desde la discográfica DeVox. Mientras Joey Montana, marido de Miss Robinson y también dueño de Sugar Hill, se regocijaba con las regalías de la canción de Dr.Dre, Blondie hipotecaba su casa para poder pagar los impuestos.

Pero esas injusticias no terminan acá, si bien lograron recuperar los derechos de las canciones en 2016 -por el vencimiento oficial del contrato- nunca tuvieron reconocimiento como productoras o escritoras. Mismo se las salta en casi todos los eventos de conmemoración a las mujeres de la historia del rap e incluso nunca fueron invitadas a los conciertos de “Black Girls Rock”. Y esto se debe, precisamente, a que su trabajo siempre estuvo asociado directamente a la productora y no como un trío de renombre. Incluso cuando artistas más contemporáneos admiten que fueron influenciados por su trabajo, como en el caso de Bruno Mars y la canción que crearon junto a Mark Rowson “Uptown Funk“. Las Sequence los llevaron a juicio por plagio pero no pudieron ganarlo, Mars negó que la canción fuera una copia. Cuando terminó el proceso de juicio, finalmente admitió que hubo cierta “influencia” en la canción.

Hoy en día, Angie B, Blondie y Cheryl siguen en la lucha por la recomposición de sus derechos como productoras, autoras, cantantes y pioneras del southern rap. Cheryl lo plantea bastante claro cuando dice que ellas “ya están grandes” y no pueden seguir esperando por el reconocimiento. No quieren llegar al punto de los laureles postmortem, lo merecen ahora que están más vivas que nunca.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: