RED BULL FINAL NACIONAL ESPAÑA – EL ANÁLISIS

RED BULL FINAL NACIONAL ESPAÑA – EL ANÁLISIS

Las agujas están realizando sus últimos movimientos antes de que las naciones de habla hispana se detengan durante unas horas. Posicionándose como una de las póstumas Finales Nacionales de Red Bull Batalla de los Gallos de este año trascendental, la noche cúspide de la península se presenta como el súmmum de la expectación. El reloj marcará un fin en forma de inicio. La magnánima competición mundial se aproxima, galopante, a un punto de inflexión, un instante sin precedente alguno. Quedan menos de veinticuatro horas para que los mejores dieciséis freestylers de la nación peleen por la suma gloria. Analizamos a los principales candidatos al oro, el equipo de jueces y los aspectos históricos de la fecha del Wizink Center.

Bicampeonatos malditos. Nación tras nación, luchador tras luchador, la fecha freestyler con mayor diversidad cultural categóricamente, ha rellenado sus plazas con flamantes e inesperados campeones. El irracional anhelo ha derribado a la sensata experiencia, hallándose por ahora la Final Internacional de México rebosante de novedad y revolución. En las ocho Finales Nacionales celebradas previamente a la que hoy ocupa nuestro tiempo y análisis, ninguno de los campeones nacionales que trataron de renovar título lograron el éxito. Drose, Papo, Valles-t, el Ciudadano, Hammper, Stick, Mr. Junior… todos colisionaron con la derrota, desvaneciéndose la dulce ilusión del bicampeonato.

 

Escepticismo, fugacidad e incertidumbre nutren el afán de sangre de los incondicionales de la bestia de la cornamenta. Sin levantar en exceso la voz, los  que siguen desconcertados por los resultados del resto de nacionales, aseguran que el desenlace de la maldición se producirá a raíz del éxito de Chuty. Realizando un cómputo global de los pareceres de profesionales, identidades mediáticas y público general el madrileño se antoja a vista de todos como incontrovertible aspirante al título. Obcecación, sacrificio, imperturbabilidad y experiencia son los ingredientes que componen la figura freestyler de Sergio Castro Gisbert. El perpetuo debate entre talento o esfuerzo es un cimiento disciplinar que Chuty derriba. Combate contra sí mismo, incesantemente, obviando su nato talento, exigiendo máximos a su máquina interna, forjando bajo fuego la figura de lo que podría ser el freestyler de esta era

Pese a que los antecedentes de la Nacional valenciana (2016) lo situaban como candidato al título al lado de Skone, la ocasionalmente irracional exigencia del público, junto a las controvertidas réplicas otorgadas por el equipo de jueces, minaron la moral del campeón de 2013. El icónico enfrentamiento con BTA, en la que el malagueño ofreció la batalla más exigente que el de Madrid ha superado en Red Bull, lo desgastaron decisivamente, además de la discutida réplica frente a Dani en la semifinal. Sin ningún atisbo de duda, es lógico asumir que el listón impuesto a Chuty se encuentra más elevado en comparación a otros competidores. Público y jurados, conscientemente o no,  le reclaman un desarrollo máximo. En ese punto, cualquier desempeño destacado de Chuty se puede llegar a considerar tan solo una buena ronda. Para bien y para mal hacia si mismo, Sergio ha acostumbrado al panorama a un espectáculo jamás visto. 

La conclusión a extraer asegura que Chuty acarrea una inmedible presión, autoexigencia y autosuperación como pesos de los que no se puede librar. Chuty debe superar una montaña, mientras que sus rivales se limitan a un montículo. Pero cuando la supera, el adalid de la lista es invencible.

Chuty ha hecho uso de inmejorables tablas (Big Bang Internacional, Most Wanted, FMS) para afianzarse aún más en su situación. La situación de Blon es similar. Su caída en la pasada Nacional desencadenó en gloria. Víctor Frankenstein creó a su imparable bestia. Si algo situa en un punto común al de Barcelona y al de la capital, es la constancia. Las opiniones podrían converger en que se trata de los dos freestylers más constantes de la nación. Desde el inicio de la liga, Blon ha mostrado una capacidad invariable, llevando a límites estratosféricos la agudeza de sus rimas y puliendo carencias como su desenvoltura en tarima

Pese a no tratarse de un competidor con las ideales características completas de Chuty, sería un disparate que tuviera que lidiar con un mal día. Su subcampeonato regional fue ampliamante criticado, apuntando las voces a que su final frente a BTA era merecedora de réplica. Eventualmente, este se trata de un punto trivial.

Junto al barcelonés, el local ofreció el máximo nivel en dicha regional. Blon gozó del sello de calidad y respeto fruto de la elaboración de sus rimas. BTA se transformó en un titán que revolucionó al expectante de principio a fin. Sus opuestas pero parejas armas de batalla los colocan en una posición de favorito en igualdad de condiciones. Contrariamente a Blon y Chuty, BTA parece haber obviado más su entrenamiento práctico a favor de su calma psicológica. Las habilidades de BTA están pulidas como para conducirlo a estar entre los cuatro mejores improvisadores de la nación, enfocándose ahora sus esfuerzos en regular los nervios a favor de la satisfacción personal. Del modo en que Alfon ha explicado y demostrado, su propulsión a la gloria estaría basada en romper esa cadena. La trayectoria del malagueño, en comparación a la de los dos anteriores competidores, tan solo ha empezado. Una auténtica bestia negra se esconde en lo profundo de BTA. Si la libera en esta Nacional, Blon y Chuty hallarían un igualado contrincante a batir. 

BTA y Blon, contrarios rivales, igualados aspirantes al título

Pese a situar a Chuty como distinguido pretendiente al trono, seguido extremadamente de cerca por Blon y BTA, sería inconcebible predecir un podio. El conjunto de candidatos podría ser una perfecta y explosiva caja de sorpresas, tratándose de la lista más contrastada e imprevisible de la historia de Red Bull España.

El primer fundamento que sustenta esta hipótesis es Walls. Un inexperto pero extraordinariamente convincente Ginés conquistaba los corazones del exigente público de la ciudad condal, originando un cóctel de adrenalina y TNT en 15.000 personas. Encontrarse frente a un campeón internacional le otorgó un admirable vigor interno, situándolo en una posición invencible durante la regional. Entrando en estadística, venció a los tres favoritos de cualquier previa (Invert, Zasko y Kensuke) en su cuadrante. Ilusión, ganas y talento parecen las claves de Walls. Si han sido combinadas con un entrenamiento exhaustivo, la carencia de tablas podría verse compensada por la frescura y la garra imprevisible del murciano.

Adentrarse en las miles de posibilidades que podrían darse como sorpresa en el Palacio de los Deportes sería un hito inalcanzable. Barón cuenta una técnica extremadamente trabajada, además de un doble tempo carente de muletillas que pasa desapercibido ante los ojos del expectante medio. Este 2017 parece haber sumado la agresividad que precisaba para consagrarse como rival a temer. Zasko ha quedado en el olvido en múltiples apuestas previas. Sin embargo, sus cúspides de nivel dentro de su irregularidad lo hacen una perfecta mezcla entre fluidez, capacidad de estructura y redbulliano punch. De un modo similar a Walls, cabe recordar que fue la principal sorpresa de las regionales en 2015, partiendo de favorito en la nacional alicantina. No obstante, no se puede hacer caso omiso del valenciano Errecé. El tercer clasificado del año anterior no cuenta con el masivo apoyo de los teóricos favoritos, aunque cuenta con unas características completas, destacando en casi todas las sub-disciplinas del freestyle. Como bonus, Alejandro cuenta con un bonus de peligrosidad por tablas: es su cuarta Final Nacional. Por otro lado, sería un craso error apartar la mirada de Elekipo. Said es el MC con el mayor nivel de coherencia entre los dieciséis competidores. Su inexistente relleno y demoledores ataques hacen que las curtidas opiniones lo consideren el freestyler más infravalorado de la lista. Su batalla frente a Arkano en 2015, polémica y digna de debate, fue el inicio de su escalada hacia la élite. Kensuke es el MC que más radicalmente ha transofmrado su álter ego este año, pasando de puro atacante a un estratega nato. El cerebro de la Red Bull se ve capaz de vencer a cualquiera de los competidores excepto a Chuty. Es el participante carismático de esta edición.

Jado, Force tienen en común una combinación entre experiencia en Red Bull y la garra que caracteriza a la sangre nueva, receta que los podría transformar en matagigantesGiorgio, Vegas y MC Men se enfrentan a su primera nacional sin ser definidos favoritos, realidad que podría transformarlos en el mayor peligro repentino e inesperado entre los MC’sNavalha y Dani cuentan con la serenidad y la experiencia que, en numerosas ocasiones, superan estratégicamente a la inexperiencia. En estas condiciones tan polarizadas y futbolizadas, cualquier no favorito podría herir a cualquiera que mantenga su guardia baja.

Dieciséis gallos. Dieciséis sorpresas (www.twitter.com/redbull_gallos)

A pesar de que millones de hipótesis y análisis pueden ser ideados, tan solo cinco son vinculantes. Presumiblemente, el nombre que no albergaba misterio alguno era el de Dobleache. Bajo la inquisitiva crítica de algunos y el incondicional cariño de otros tantos, la figura del maestro del mítico Mbaka no podría imaginarse fuera del equipo de jueces que determinará el representante español. Se trata de otra nacional más a sus espaldas como hacedor de veredictos para el MC y director de la Hip Hop Life. Sin entrar en un debate de sistemática poco fructífera acerca de las decisiones del veterano experto, no es necesaria una profunda meditación para establecer que sus decisiones no se ven influenciadas por el resto del tribunal. Su holgado bagaje dentro del marco cultural del hip-hop le otorgan un ensanchado campo de visión y elevada capacidad para valorar variedades de estilos.

Como reciente ejemplo, la primera batalla de la semifinal de Barcelona supone un interesante caso a analizar. Jado VS SouljahEn el marco del arranque de carrera de Red Bull en este año, el público del Fórum enloqueció, volcado en cada punchline. Durante las rondas a minutos, un Jado que estaba entrando en calor se vio superado por un, en directo, espectacular minuto del local, de perfecta ejecución e inédito estilo sin precedentes en una Red Bull española. Posteriormente, durante la ronda a patrones, Jado equilibró de nuevo la balanza mediante un dominio temático y de respuesta superior. Barcelona pedía réplica ante una disputada primera contienda. Arkano y Papo se decantaron por el buen cierre de Jado, mientras que Dobleache apostó por el destacado minuto dotado del estilo del barcelonés.

Sin analizar posibles escándalos según ciertos sectores críticas y determinar si son fundamentados, es justo poner como base que el emblemático juez aporta un punto de vista distinto y experimentado, hecho que es, cuánto menos, interesante.

Poco se puede decir sobre el campeón internacional de 2013. El Midas de los jueces del freestyle asegura el oro de la justicia en batallas de carácter internacional. Dtoke no es solamente un experimentado juez, también aterriza en la capital después de actuar como juez en diversas nacionales, como la de Argentina y la de Perú. Sus decisiones durante la Internacional de 2016 le coronaron como el miembro del jurado menos criticado de la convocatoria. Gastón es el sello de confianza de Red Bull.  El caso del tricampeón nacional tiene ciertos paralelismos con el anterior. Mau el Aczino es, bajo miles de juicios, el mejor freestyler competitivo de la historia. No obstante, en múltiples ocasiones, el seguidor promedio de la competición ha exigido situar una línea clara entre competidor y el juez, en base de que el mejor competidor no asegura ser el juez ideal. Pese a no acarrear una clara crítica o halago, Aczino se sigue labrando un nombre como juez paso a paso, procurando sumarse al caso de Dtoke o Piezas: magníficos MC’s, y no menos magníficos jueces. 

Piezas repite su papel como jurado de la Final Nacional

Junto a Dtoke, el freestyler nacional más respetado globalmente en cuestión histórica es una de las apuestas para el jurado de Red Bull más aplaudidas. Su capacidad de decisión en la anterior nacional, en líneas generales, fue muy levemente criticada. Piezas asegura un profundo conocimiento personal de la disciplina y tablas como miembro del tribunal, como dos factores claves que lo situan como juez incuestionable. El juicio previo del público, antagónicamente al murciano, ha puesto en interrogante la presencia de Waor. Sin embargo, los fundamentos necesarios para realizar un buen papel como miembro de las butacas son intrínsecos en él. Como juez local y conocedor ducho en el movimiento durante más de una década lo hacen, como mínimo, merecedor del beneficio de la duda. Las vivencias del MC desde el inicio del crecimiento de las batallas en España le proporcionan un criterio a respetar.

La sede de la fecha más destacada a nivel nacional no es más que una muestra de los inimaginables logros que el movimiento ha alcanzado este año. No se trata únicamente de la sede más legendaria de la historia de Red Bull. Es una recompensa en forma de emblema. A la vez que la profesionalización del freestyle, emergente durante este año, tiene también su epicentro en las organizaciones ajenas a Red Bull, como Urban Roosters y su FMS, el admirable y exponencial salto de las batallas de gallos ve su guinda del pastel en la elección del espacio de la Nacional

En el transcurso de las entrevistas realizadas a los nacionales, hemos comprobado que los dieciséis anteponen el anhelo al temor, ante la situación de hallarse en un extremadamente imponente escenario. Los MC’s están haciendo obvio que ya son profesionales. Y mañana, tras meses de sacrificio y lucha, este hecho se va a demostrar. Sincronicen sus agujas. El Wizink espera.

Resultado de imagen de wizink center

 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )