PERROS DE CALLE: UNA NACIONAL DISTINTA A LAS DEMÁS

Por: Lihué Bruno (@lihuebruno)

El arduo trayecto hasta la gloria

El flyer de Perros de Calle Nacional estaba cargadisimo de figuras notables dentro del freestyle argentino. Además, al ser una competencia rango 2, tenía un condimento muy especial. Los 24 competidores llevaban consigo muchísimas ganas de campeonar, pero solo uno se iba a quedar con los laureles. Ese fue CTZ.

En octavos de final el joven freestyler tuvo que enfrentarse a Trakka, experimentado competidor de Tierra del Fuego, y a Ace de Chaco. La batalla fue muy reñida, y luego de dos réplicas el bonaerense pudo llevarse la victoria. En cuartos de final CTZ se enfrentó con Ritter y pasó cómodamente a semifinales. Allí se enfrentó a Jesse Pungaz en lo que fue la mejor batalla del evento. El kickback de CTZ en esa ronda incluyó contenido político para la escena del freestyle e hizo que el público explote. Finalmente, en la batalla por el campeonato, se enfrentaron Dac y CTZ, y luego de tres rondas se decidió el resultado por el bonaerense que se desplomó en el suelo por la emoción de haber ganado.

En la lucha por el ascenso a FMS la Nacional de Perros de Calle tuvo una enorme incidencia. Dac, el subcampeón, indicó a Info Freestyle que “Sintió la derrota final como una victoria” ya que sumó 15000 puntos valiosísimos en el ranking. Además, Dybbuk perdió en semifinales, por lo que sumó una considerable cantidad de puntos. Mito perdió en primera ronda y Jaff no clasificó al evento.

Foto: Renata Scarpati

Una Nacional diferente a las demás

Uno de los comentarios que resonaba luego del evento era que “No hubo clima de Final Nacional”. Pero lo que parecía algo negativo o que perjudicaría al show, terminó siendo algo sumamente positivo. La principal causa de este suceso fue una virtud de la organización. Generalmente las horas previas a un evento tan importante son extremadamente tensas. Los espacios vacíos en los que los competidores conviven en el backstage son hermosos para quienes lo viven desde afuera, pero estresantes y cargados de emociones para los protagonistas. Pero en Perros de Calle casi no hubieron espacios vacíos. Una vez que comenzó el evento con las elecciones de los cruces, no se detuvo más. Además se respetaron los horarios pautados, cosa que también favoreció al público asistente.

Sumado a esto, el hecho de que los competidores no salgan tan tensos al escenario ayudó al desarrollo del evento, contando así con momentos de risa y jolgorio, como tener a Mito de host, que aportaron muchísimo al factor entretenimiento.

El génesis de un nuevo camino

La ambición es una condición indispensable para desarrollar una carrera dentro del circuito del freestyle. Saber caerse, levantarse y recomponerse sin perder de vista el objetivo son la clave del competidor que triunfa. Ese objetivo final es difícil de delimitar debido a que el freestyle como disciplina competitiva tiene escasos años siendo profesional. Gracias a gente como Duki existió la huella que siguieron, por ejemplo, Trueno o Dani. Gracias a gente como Mecha y su camino del ascenso a FMS existió la huella que siguieron Larrix, Naista, etc. y que ahora están siguiendo la mayoría de los freestylers.

Sin embargo, llama la atención cuando se abren otras puertas y objetivos dentro de la disciplina. Este es el caso de CTZ, que en diálogo con Info Freestyle indicó luego de salir campeón: “Mi objetivo ya no es ascender a FMS, es trascender y ser un ícono cultural. Que mi cara sea una marca de la cual mi familia pueda comer”. Como participantes de la cultura del freestyle queda preguntarnos: Si el talento es inmenso, ¿Existen las herramientas y está dado el contexto para que suceda algo así?

Foto de portada: @mariradnay

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: