LA VERSATILIDAD EN LOS NUEVOS TALENTOS MUSICALES

LA VERSATILIDAD EN LOS NUEVOS TALENTOS MUSICALES

Lejos del perfil más rapero del pasado, los nuevos talentos no solo buscan la perfección en este campo, sino contar en su discografía con diferentes géneros, sonidos y facetas musicales, basando no solo su educación en algo más amplio sino su versatilidad.

Por: Lola Barón (@lolaabaron)

Uno de los casos más recientes es el del último campeón argentino de FMS y Red Bull: Trueno. Sacó su disco Atrevido y, si bien, es puro rap desde el principio hasta al final, jugó con algunos elementos y sonidos de otros géneros musicales. En la canción “Ñeri” se puede identificar una base de reggaetón o en el primer track, “20.1.9”, hay un leve dejo a sonidos orientales. El álbum tiene una identidad y un estilo muy marcado, pero con una combinación de componentes musicales que lo hace único y original. Rompe paradigmas y estructuras y lo hace el “nuevo rock and roll”, tal como lo dice en su tema, “Sangría”. 

Por otro lado, siguiendo por Argentina, tenemos el caso de Wos. El rapero ya desde sus inicios improvisaba con Banzai FC, una banda argentina, que no se encasilla en ningún género musical, sino que experimenta y deambula por distintas zonas con el bajo, la guitarra, el teclado y la batería. Además, Wos no se avergüenza en decir que su canción Luz Delito es una influencia directa de una de las bandas más emblemáticas de su país, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Hay muchas referencias “escondidas” en el riff y en sus letras. Pero el rock no es lo único a lo que se puede adaptar, ya que también lo hemos visto fusionando el trap con lo que sería una balada en temas como “Alma Dinamita”.

En el mismo territorio, tenemos a referentes del trap como Duki o Ysy A. Ambos han jugado mucho con sonidos de otros géneros musicales, amoldándolos a su identidad electrizante. Asimismo, tienen un tema juntos, “A Punta de Espada”, en donde se atreven a meter una base de salsa mezclado con su impronta de trap. Parece descabellado insertar estilos tan distintos en un mismo tema, pero la jugada les salió más que bien: más de once millones de reproducciones en spotify y doce millones en YouTube.

Cruzando el charco, está Walls que también adoptó una insignia muy marcada en su música, pero también recorriendo distintos elementos para incluir en su música. Además, se adentró mucho a lo sentimental y en este último año lanzó varias canciones muy sentidas y relacionadas a lo que es una balada, haciendo mucho uso de la guitarra y del piano. Sara Socas, freestyler y compositora nata, si bien tiene muchos menos temas publicados, en sus improvisaciones supo demostrar con sus entonaciones y rimas que puede acercarse a prácticamente cualquier género. Hace minutos que parecen canciones y saca letras del bolsillo que cobran mucho sentido y con el cual la gente se identifica.

Las nuevas generaciones de freestyle que hacen una carrera musical, o por lo menos experimentan en ello, tienen muchos aportes que hacer y se dan cuenta que no hay una fórmula secreta. Su destello y diferencial es ese: hay un estilo muy claro, pero que puede brillar en prácticamente cualquier instrumental o base. Generan un quiebre en lo que se tenía acostumbrado a los oyentes del rap. No son solo raperos, sino que son artistas. Saben adaptarse con facilidad a cualquier género y son versátiles a la hora de sacar un disco o un EP. Como ellos, hay y habrá muchos más. Queda demostrado que en el género del hip-hop no hay fronteras ni límites para expresar el arte y la verdad de cada uno. 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )