NIKKI D Y LAS TRABAS DISCOGRÁFICAS

NIKKI D Y LAS TRABAS DISCOGRÁFICAS

Nichelle Stronger, mejor conocida como Nikki D, fue una emcee, compositora y productora de New Jersey recordada por ser la primera rapera en firmar con Def Jam Records. Desde su one hit wonder “Daddy’s Little Girl”, en 1989, fue catalogada como pionera en el -mal llamado- Gangsta Rap. Su carrera encima de los escenarios duró muy poco debido a las discusiones constantes con Russell Simmons, y terminó trabajando de lleno en el sector que ella creía que era el problema principal para las raperas en la industria: la administración de las empresas discográficas y la producción. Es hora de recorrer un poco de su historia y ver como las trabas que se le presentaban solo fueron el puntapié de algo peor para fines de siglo.

Por: Franca Hernández (@FranHernandezN)

Antes de mudarse a Los Ángeles persiguiendo la idea de convertirse en rapera, Nichelle Strong era solo una piba de New Jersey que no tenía nada que ver con la escritura de rimas. El amor al rap venía de vinilos como “Radio” (1985) de LL Cool J, “Raising Hell” (1986) de Run D.M.C, o “How Ya Like Me Now” (1987) de Kool Moe Dee. A finales de los ochentas, gracias a un par de amigos en común, conoce al rapero cop killer (posteriormente devenido en falso cop) Ice-T. Desde el momento cero se convirtieron en hermanos, pasaban horas en su estudio de Rhymes Syndicate. Nikki no sabía hacer freestyle pero si sabía escribir y cada tanto intentaba rapear junto los pibes en el estudio. El autor del clásico “Colors” fue quien la ayudó a mejorar su técnica para empezar a transformar sus escritos en canciones, lo dejó muy claro desde el principio “vos sos una rapera”, le dijo. Strong se enamoró perdidamente del rap después de eso

Luego de su epifanía con el creador del tema “6 ‘N the Mornin’”, Nichelle le agregó una “D” a su apodo, en honor a Chuck D y a Heavy D, para lanzarse como rapera y compositora. Grabó su primer demo y salió a buscar todos los flyers donde apareciera Run DMC. La rapera quería convertirse en la primera mujer de Def Jam, para ella era su “misión”, por lo cual se presentó en la puerta de todos los conciertos hasta conseguir algún contacto. Como vio que no conseguía a nadie en particular, le dio una copia al grupo de productores L.A. Posse y ellos se lo entregaron a Russell Simmons. Los fundadores de Def Jam lo escucharon personalmente y quedaron maravillados, Simmons dijo que había encontrado la voz que tanto estaba buscando, las palabras de Nikki D golpeaban y demandaban. Para finales de 1989, la emcee ya tenía su contrato firmado con la compañía discográfica.

Nikki D entre el plantel de artistas de Def Jam Records

Antes de grabar su primer disco, la rapera de New Jersey hacía pequeñas apariciones en los shows de Ice-T, que fue el espacio donde dio a conocer su nombre al público. Sumado a un programa de radio local en KDAY 1580AM, donde daba pequeños conciertos para su comunidad. En 1989 aparece por primera vez en vinilo como una colaboración con Alyson Williams con el tema “My Live Is So Raw”. Un año después saca su primer single “Lettin’ off Steam”, con la colaboración del colectivo Flavor Unit, donde mostró un pantallazo de su esencia: burlona, anti raperas “hot-chic” y con plomo en las letras. En 1991 se abre camino con lo que sería su único disco con D.J.R: “Daddy’s Little Girl”.

Durante su paso por Def Jam, fue parte del disco “Def Jam Classics Volume II” de 1990; participó de giras junto a raperos como Yo-Yo, LL Cool J, el grupo Public Enemy y la cantante de R&B Alyson Williams. El single elegido para lanzar a las radios, “Daddy’s Little Girl”, alcanzó el n°1 en el chart de Billboard como mejor canción de rap. Y, además, tuvo el honor de presenciar y colaborar en la grabación del mítico disco de Miles Davis “Doo-Bop” en 1991.

Nikki D junto a Miles Davis, Easy Moe Bee y Sid Reynolds, en Unique Studios

Cualquier ser humano puede pensar que ese proyecto fue un éxito, pero la realidad está extremadamente lejos de ser así. Su primer single fue equivalente a su primer problema, Simmons estaba tan entusiasmado por lanzar el tema “Daddy’s Little Girl” que no midió el tiempo entre el estreno de la canción y el del disco. Pasaron siete meses entre ambos, la popularidad en el chart de Billboard quedó obsoleta. En una entrevista con la radio “Rock The Bells”, Nikki explicó que esa extensión se daba porque “la industria estaba tratando de entender qué hacer con las emcees femeninas”, no sabían de qué manera comercializar los discos, ni qué tipo de imagen usar para cada una. “Solo tenías una oportunidad cuando lanzabas el disco… la gente no vuelve”, subrayó. El álbum no tuvo tanta repercusión y la inversión del mismo se recuperó a gatas.

A la falta de ventas se sumaron las ideas de los publicistas para vender el disco, querían que Nikki se convirtiera en una rapera “hot-chic”. Esa etiqueta se usaba para determinar a las mujeres de la industria que entraban en la representación de sensualidad, hiper-sexualidad, feminidad, etc. En ese momento no era algo tan aceptado, incluso para ella, porque se lo consideraba algo “vulgar”. En canciones como “Wasted Pussy”, o el video de “Lettin’ off Steam”, Nichelle se burlaba de esos estereotipos. Si se lanzaba con una nueva imagen iba a ser el hazmerreír de la escena, además de traicionarse a sí misma.

Portadas de “Hang On Kid”, “Lettin’ Off Steam” y “Daddy’s Little Girl”

Nikki D fue de las primeras en lidiar con ese problema en particular, durante finales de los ochenta, tener que elegir entre: la imagen que se sabe que puede vender, y aquella que es más allegada a una misma. Pero a partir de mediados de los noventa se va a volver el punto de conflicto más grande para la mayoría de las mujeres en la industria de la música, incluso la escritora Joan Morgan, en el libro “When Chickenheads Come Home to Roost: A Hip-Hop Feminist Breaks It Down”, lo señala como un momento clave para entender el descenso abrupto de raperas nuevas en la escena para principios del 2000.

Hay algo bastante importante en la entrevista mencionada anteriormente, ella remarca la idea del “club de chicos” -haciendo referencia a la fraternidad entre raperos-, dice que a los varones se les otorga una mayor libertad de acción dentro de las discográficas, y a su vez se les permite continuar con su carrera luego de un disco fallido. Debido a esas trabas, deja su trabajo como emcee para adentrarse en el lugar “donde realmente pasan las cosas”, la administración de Def Jam. Ahí aprendió cómo se manejan las inversiones, las regalías, la publicidad, los contratos, las distribuidoras y las productoras.

Mientras trabajaba en Def Jam, comenzó su camino por el equipo de Flavor Unit Entertainment junto al rapero Apache y Queen Latifah. Firmó su segundo contrato discográfico, pero según confirmó en una entrevista con DJ Vlad: “nada sucedió”. Ninguna de las cosas que le prometieron en Flavor Unit se cumplieron. Lo único que consiguió fue un featuring en la canción “Who Freaked Who” del disco “Apache Ain’t Shit” de Apache, en 1993. No se sabe qué le prometieron en el contrato, pero además de la colaboración anterior, hay registro de un single bajo la etiqueta de Flavor Unit con el tema “Freak Out” lanzado ese mismo año. Nada más.

Tupac Shakur y Nikki D

Ya para fines de los 90’s, Nichelle había dejado Def Jam por las reiteradas discusiones con Russell Simmons, la mudanza las oficinas a Universal Music Group y las constantes peleas con Foxy Brown. Siempre mantuvo su contacto con los dos grupos que manejó a fondo: Ruff Ryders y Roc-a-fella. “DMX fue el mejor y más talentoso rapero que tuvo la discográfica“, dice Nikki en todas las entrevistas que puede. Solo trabajaba para Flavor Unit y con los años llegó a ser vicepresidenta del área de A&R de Flavor Unit Records, buscando nuevos talentos. Ahí puso en práctica lo que aprendió durante su efímera carrera encima de los escenarios: conseguir contratos rentables, apostar por un sostenimiento de carreras a nivel equitativo y empujar a que las pibas puedan plasmar sus ideas sin publicistas de por medio.

En el año 2000 fundó su propio sello “Stronger Entertainment”, donde lanzó su último disco “Team Strong Mixtape” (2012). Desde ese entonces saca sencillos de manera aislada y participa en la gestión de la carrera de hijo, Fettuccine P. Por muchos años dio clases a los más jóvenes, en centros comunitarios y colegios secundarios, sobre la lectura de contratos discográficos, el movimiento de capitales dentro de la industria y consejos para la administración independiente de las carreras musicales.

Cuando DJ Maxheat le preguntó a Nikki, en el programa “Pro Flow Radio”, qué consejo le daría a quienes quieren triunfar en la industria, ella contestó: “Las chicas que quieran entrar tienen que ser ellas mismas. En este espacio la gente intenta robarte: te dicen que te vistas de cierta manera, que actúes de cierta manera. Por eso se lo tienen que tomar mucho más serio que los demás. Tomarse su carrera como un negocio: entender la publicidad, el manejo de las fechas, la administración del dinero, los impuestos, las cláusulas. Pero por sobre todo: tomarlo en serio”.

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: