MERCEDES LADIES: EL PRIMER GRUPO DE RAP Y BREAKING CONFORMADO POR MUJERES

MERCEDES LADIES: EL PRIMER GRUPO DE RAP Y BREAKING CONFORMADO POR MUJERES

Por: Franca Hernández (@FranHernandezN)

Si hablamos de la cultura Hip-Hop en sus primeros años de gestación, hay cierto imaginario colectivo que no llega a dimensionar la cantidad de mujeres que estaban en esa primera línea. Ese hueco en la narrativa, no hace más que afianzar la idea de que: el rap, el freestyle, el beatmaking o el breaking son disciplinas dirigidas esencial e históricamente por hombres.

La idea acá no es desestimar la importancia de las figuras que posibilitaron esta cultura, sino sumar las caras, los nombres, los apellidos, los aportes, las letras y los beats de aquellas que, con frecuencia, quedan relegadas al olvido. Por eso, está bueno saber que el primer grupo compuesto íntegramente por mujeres era la cara de una Crew de 21 mujeres organizadas: Las Mercedes Ladies.

Vamos a situarnos en el Bronx, en 1976, donde el Hip-Hop no llegaba por discos, sino a través de la ventana o en las fiestas que se realizaban en plazas y gimnasios escolares. En esa esquina de concreto llamada “63 Park”, el patio de un colegio en la intersección de Boston Road y 169th Street, es donde Sheri Sher decide junto R.D Smiley y Tracy T que querían formar un grupo solamente de chicas.

Según Sheri Sher, la intención no era ser el primer grupo de rap, sino ser promotoras de la cultura, para organizar fiestas y poder usar remeras con el nombre de la Crew dibujada en el pecho. Pero el problema, para ella, era que “las mujeres que estaban en las plazas, estaban representando a los hombres”, y con sus compañeras querían “ser representadas como jóvenes chicas negras con metas y no como un estereotipo”.

Cuando su nombre empezó a resonar en las Jams y los shout-outs de Grandmaster Flash y Kurtis Blow, Trevor del grupo “The L Brothers” le preguntó a Sheri, Tracy y Smiley si ellas rapeaban o tenían algún grupo. Al ver que no tenían nada organizado les dijo que vayan a su departamento para presentarles a alguien. Una joven DJ Baby Dee, beatmaker prodigio que practicaba como discípula del inventor del scratching, Grand Wizzard Theodore, buscaba compañeras, y en ellas encontró un grupo que aceptó de inmediato.

Su primera presentación en plaza fue sumamente caótica. Cuando llegaron al lugar nadie creyó que era un grupo, buscaban el integrante que faltaba, a lo que Baby Dee contestó “¿Que parte de solo mujeres no entendieron?”. Armaron sus equipos  y tras las primeras tres barras se empezaron a escuchar los primeros gatillazos desde el público eufórico. Todas se miraron para cerciorarse de que estuvieran armadas, a los 5 minutos la policía irrumpió en el lugar, pero las pibas no se movieron hasta terminar la última estrofa.

Hasta ese momento, las únicas referentes dentro de la escena eran Mc Smiley, junto a “The L Brothers”; Sha Rock, parte del grupo “The Funky Four Plus One”, y también se nombra a Mc Sweet and Sour, pero no hay información sobre ella. Las Mercedes Ladies extendieron el campo de representación con la presencia de cuatro Mc’s y tres DJ’s: Sheri Sher, Tracy T, Eve-a-Def y Zena-Z en el micrófono y DJ La Spank, DJ Baby Dee y DJ R.D Smiley en las bandejas. Además de las figuras de Sweet P y Sty-Sty.

Si bien no lograron durar lo suficiente como para alcanzar un contrato discográfico, se pueden encontrar algunas grabaciones de sus presentaciones en plaza, casettes que fueron atesorados por muchos y luego se convirtieron para subirlos a internet. Como la presentación en vivo de 1979 en “ ‘T’ Conecction” , donde compartieron en el espacio con “The Funky Four Plus One”, los “Furious 5” y “Fantastic 5”. 

En 2008 Sheri Sher sacó el libro “Mercedes Ladies” donde reescribe, de manera ficcionada, su diario íntimo de cuando era chica. Este documento relata la experiencia de las pibas en primera persona, dando un retrato mucho más fiel de cómo el grupo no solo hacía música, sino que también era un espacio de contención para las problemáticas sociales y culturales que las atravesaba. Bien lo dijo el rapero KRS ONE: “No es un libro sobre Hip-Hop, el Hip-Hop hablando por sí mismo”.

Los aportes de estas mujeres son tan importantes que tanto su historia como el libro son parte de la bibliografía obligatoria en los trabajos de investigación de “African Studies & Research Center” de la Universidad neoyorkina de Cornell. Mismo las pueden escuchar como referentes de múltiples raperas y raperos que pasaban sus cassettes hasta el cansancio. Por todo esto hay que reivindicarlas por lo que son: un ejemplo de hermandad, sororidad y perseverancia.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )