FMS INTERNACIONAL: EL RENDIMIENTO DE LOS ESPAÑOLES EN LA GRAN FINAL

FMS INTERNACIONAL: EL RENDIMIENTO DE LOS ESPAÑOLES EN LA GRAN FINAL

El pasado fin de semana tuvo lugar la jornada histórica de FMS Internacional en Perú. En ella, el país con más representación fue España, que contó con hasta seis participantes. ¿Cómo fue el rendimiento de estos?

Por: @andrea_nicolas98

Comenzamos por los que se quedaron en primera ronda. Por un lado, Walls fue una de las sorpresas del día. Muchos de los que le veían por primera vez en directo aclamaron su puesta en escena y su entrega. Además, salió al escenario a pesar de haber sufrido una reacción alérgica durante la jornada y de ser intervenido mediante un pinchazo in situ. Aún así, y teniendo en cuenta que le tocó jugar contra el segundo de su propia liga, no decepcionó a nadie. A, revés: sorprendió. Dio un papel espectacular contra Skone, y, pese a no poder pasar de ronda, dejó una última batalla en FMS a la altura.

Otro que tampoco tuvo mucha suerte fue Errecé. El valenciano se vio las caras en octavos de final contra Aczino. El mexicano venía a por todas: su última internacional, su última participación en FMS, su último evento, su retirada. Era un momento épico, y Mau estaba imparable. A pesar de ello, Errecé le dio pelea. No salió a la tarima dando el enfrentamiento por perdido, sino que dejó su mejor nivel y sacó todas las armas que tenía. Sin embargo, no fue suficiente contra la bestia. Pero el desempeño del español fue intachable.

Bnet fue quizá una de las decepciones del evento. Tras quedar tercero en su liga y disputarse el anillo con el mismísimo Chuty, el público puso demasiada confianza en él, una presión con la que es difícil lidiar. Él fue fiel a su estilo, a su freestyle y a su manera de rapear, y es lo que realmente le hace único. Se trata de una batalla algo dudosa para un sector del público, que se definió tras réplica. No hay que negar, sin embargo, que Zticma dio un gran nivel y Bnet no estuvo explosivo como acostumbra otras veces. El madrileño partía con muchas papeletas para llegar a semifinales o incluso a la final, peor se quedó por el camino. Eso sí, con un nivel que apunta a que la cuarta temporada de la FMS España estará muy ajustada.

Fue en la ronda de cuartos donde se quedaron Blon y Skone. El catalán, por su parte, disputó la primera ronda contra RC, contra quien no se le vio del todo conectado al principio. A lo largo de la batalla, fue calentándose hasta llegar a dar un gran nivel. Volvió ese Blon al que el público estaba acostumbrado hace un par de años, con un ingenio muy agudo y con doble punchline en el patrón, con pareados. Un Blon de antes, pero con la puesta en escena y la soltura de ahora; es decir, una locura. Una locura que se pudo disfrutar en el batallón entre él y su compañero Chuty, contra quien se enfrentó en cuartos. Aunque el pase fue para Chuty, Blon dio un nivel espectacular que recordó a ese día en Bilbao, cuando consiguió arrebatarle el invicto a su contrincante.

Skone, por su parte, tuvo que enfrentarse a un compañero en primera: Walls. Probablemente esto le descolocaría, ya que igual venía preparado o con ganas de un Internacional. Sobre todo, teniendo en cuenta que él fue quien comenzó la bulla entre FMS junto “al de la camarita”. No obstante, dio un buen desempeño y ganó bien al murciano. Después se enfrentó a Nitro, un rival duro a quien ya había visto hacía poco en God Level, y a quien ganó en una réplica polémica. Todo ese asunto parecía qué hacía a Nitro querer la revancha, y lo consiguió. Después, Skone escribió en su cuenta de Twitter que era complicado hacer el papel de villano continuamente, y a veces también le cansaba.

Finalmente, queda la estrella española, el tricampeón de la liga y rival eterno de Mau: Chuty. Se le vio cómodo, disfrutando, con unas rimas complicadísimas y un ingenio rebuscado que muchas veces el público,el jurado y los participantes entendían algo después. Se vio a un Chuty confiado, haciendo lo que le gusta y sin caer en la rima fácil para que le gritaran más; al contrario, no le importó que el público no le apoyara tanto como a sus rivales y lo supo aprovechar. Ganó a El Menor en primera, con una actitud que derrochaba seguridad; después, a Blon en cuartos; a Nitro en semifinales, en una batalla quizá también algo polémica, y perdió la final contra Aczino. Es cierto que salió algo indispuesto al escenario, pero el mexicano, la leyenda, se despidió como tenía que ser: contra su eterno rival, Dios contra el Diablo.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )