DUKI REVIENTA MADRID EN SU VUELTA A ESPAÑA

DUKI REVIENTA MADRID EN SU VUELTA A ESPAÑA

El artista argentino presentó su nuevo álbum de estudio en el Palacio Vistalegre. El evento, que estuvo lleno de sorpresas y momentos únicos, no dejó a nadie indiferente. Bizarrap, Trueno, Lucho SSJ y We$t Dubai acompañaron a Duki en una noche que se convirtió en la historia de un reencuentro.

Por: Sergio Murillo (@murillo37_)

Fue hace mucho tiempo. No había pisado España desde que comenzó la pandemia. La última vez que lo hizo grabó en la sala Razzmatazz de Barcelona el videoclip de lo que, meses más tarde, se convertiría en Goteo. Este jueves retornó el Modo Diablo desde Argentina para presentar su último trabajo: Desde el Fin del Mundo. Casi dos años después, Duki llegó a la ciudad.

La sede del concierto fue el Palacio Vistalegre de Madrid. Las colas para entrar al recinto se extendían calles, parques y manzanas; y no era para menos. Las puertas abrían a las siete y media de la tarde, momento en el que We$t Dubai y Moonkey tomaron el protagonismo para realizar la previa del show. A las nueve y media, con todo el pescado vendido y sin rastro de las filas en los alrededores del estadio, se apagaron las luces y todo se sumergió en la oscuridad. La gente gritaba. Un foco alumbró el escenario y, solo entonces, apareció Duki.

Sudor y trabajo fue el tema que abrió el concierto. Los primeros compases del espectáculo estuvieron cubiertos por varias canciones del nuevo álbum. Sonaron Mi Diablo, Volando Bajito, Si te Sentís Sola y Chico Estrella. El público todavía asimilaba la situación. Llevaba mucho esperando esta noche por los cambios en la fecha del evento. Ahora nada podía evitar que rugiera cada nota. Ese impulso provocaba que se levantase de la silla, y Duki agradecía entre tema y tema todo el apoyo a la par que, en un gesto aplaudido por toda la grada, pedía al público que tomase de nuevo el asiento para no romper las medidas de seguridad.

Asan brindó su compañía durante Luna. Fue el primer invitado de una larga lista que tenía preparada el argentino. En esta parte del concierto brilló la nostalgia de muchos. El escenario se encendió con Hello Cotto y, después, Lucho SSJ hizo acto de presencia para interpretar Cuanto. La dupla soltó destellos que a más de uno le hicieron recordar los días del Quinto.

Tras Wacha y Muriéndome, llegó Piensa en Mí. En el transcurso de esta canción se produjo un incidente que obligó al cantante a parar el concierto. El cuerpo de seguridad se había enzarzado en una discusión con varios jóvenes de la pista que, bajo la euforia y el alcohol, habían olvidado las medidas obligatorias contra el Covid. Ante una más que probable expulsión del evento, Duki salió en defensa de los chicos y pidió que “les dejaran quedarse porque quedaba poco y que, por favor, respetaran las medidas”.

Los invitados seguían sucediéndose. Al término de Además de mí Remix, We$t Dubai salió para cantar Sake ante un público entregado. Después se hizo el silencio; entonces llegó uno de los momentos de la noche. Se lanzó una pregunta al aire: “¿Qué suele venir con la tormenta?”. Y apareció Trueno. Ambos interpretaron Panamá. Tanto el MC de la Boca como el propio Duko dieron una clase de trap que dejó el listón bastante alto para la recta final del concierto.

En este punto, Duki aprovechó para pedir un reconocimiento al hip hop de España. Mencionó a artistas como Foyone o Tote King. Agradeció que le dieran apoyo a él, pero instó al público a que también se lo dieran a los artistas nacionales. “Nosotros aprendimos de ellos”, dijo segundos antes de provocar un mar de aplausos.

Se acercaba el cierre. She don’t give a fo invocó un canto al unísono de toda la grada. Era muy difícil superar las sensaciones provocadas con esa canción, y el argentino echó mano de una última sorpresa. Tenía un as bajo la manga, y así lo hizo saber cuando anunció que, todavía, faltaba un invitado. Salieron al escenario la gorra y las gafas más reconocidas de todo el panorama: Bizarrap. Él puso la base y Duki cantó Malbec junto a miles de voces más.

Tras un amago de fin, el argentino se quitó la astilla y quiso cerrar un ciclo. Había grabado en España, tiempo atrás, la canción que catapultó su trayectoria. Se fue y no pudo tocarla en el país. La pandemia se cebó con el mundo y vació ciudades, pero había llegado el momento de poner las cosas en su lugar. Volaron vasos de cerveza, las personas se amontonaron en torno al escenario y, por fin, Duki reventó Madrid a ritmo de Goteo.

Así finalizaba un evento histórico. La noche había ido de menos a más hasta sucumbir en la más absoluta locura musical. No fue solamente el concierto de Duki. Fue la crónica de un reencuentro entre un cantante y un país; la pasión de un artista y la conexión de su público. Fue una historia de esfuerzo y paciencia. Sin duda, fue la magia del trap argentino.

 

Vídeos originales  de: Duki y Atepsa

Imágenes originales de: PalacioVistalegre y Spotify

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: