DOMINIC: UN 2019 IRREGULAR

DOMINIC: UN 2019 IRREGULAR

El MC acapulqueño busca consolidarse en el circuito nuevamente como uno de los nombres a tener en cuenta, pero no ha encontrado la continuidad necesaria en sus actuaciones.

Por: @sergigolo_1995

El año 2019 de Dominic ha sido una auténtica montaña rusa. Un periodo irregular, con altibajos, en el que se han intercalado indistintamente luces y sombras, y del que es difícil extraer conclusiones sólidas. Para entender la tesis central del artículo, parece indispensable hacer una pequeña reflexión -a modo de introducción- acerca de la sabiduría del filósofo Heráclito de Éfeso.

El griego fue el padre de una doctrina fundamentada en la efimeridad -consistente en un proceso continuo de nacimiento y destrucción -, la cual resumió a la perfección en una oración que quedó la posteridad:  “Nadie se baña en el río dos veces, porque todo cambia en el río y en el que se baña”. Esta idea me parece vital para ilustrar el año que ha realizado el acapulqueño, pues nunca hemos visto al mismo MC dos veces encima del escenario.

A principios de año, la impresionante victoria del mexicano en Pangea -frente a su público y contra los dos favoritos- pareció anunciar el comienza de una nueva era, que auguraba el renacimiento de una fulgurante carrera que parecía estar encallada y demasiado lastrada por la palabra ‘tongo’. De hecho, él mismo lo manifestó en una entrevista con Juan Ortelli después de la competición: “Nadie se baña en el río dos veces, porque todo cambia en el río y en el que se baña”. Así fue.

Sin embargo, el campeonato por parejas parece ahora un oasis en el desierto, debido a la enorme irregularidad que ha mostrado el mexicano durante los últimos meses. Salir victorioso de una competición del tamaño de Pangea sitúa -inevitablemente- el foco sobre ti, y más en el caso de Dominic, un freestyler que siempre ha sido analizado con lupa al ser considerado por muchos como el segundo mejor exponente de México. Incluso con potencial para discutirle -antaño- el primer puesto al MC más laureado de la historia, Aczino.

Quizás esta sobreexposición mediática, y las expectativas que comporta, le han jugado una mala pasada a posteriori, pues ofreció su peor versión en la Red Bull Batalla de los Gallos México -cayó en primera ronda frente a Jack- y en BDM Gold México -dónde fue derrotado por Skim en cuartos-, los dos eventos más importantes de todo el circuito a nivel individual. El problema es que, además, estas tempranas eliminaciones supusieron la imposibilidad de realizar una de sus grandes aspiraciones para el año próximo. Dominic había declarado que una de sus prioridades era el ascenso a FMS México 2020, ranking en el que ni siquiera figura a día de hoy.

 

Asimismo, volvió a formar pareja con Cacha para la celebración de God Level All Stars, aunque sufrieron dos dolorosas derrotas en primera ronda, tanto en Perú como en Argentina, que dejaron en el olvido el enorme triunfo cosechado en los primeros compases de 2019. En cambio, recientemente, el acapulqueño ha vuelto a demostrar contra Chuty y Skone, en Otumba, que tiene nivel de sobra para estar en el top del circuito, ya que les miró a los ojos y sin pestañear a dos de los mejores de la historia. Dominic necesita asentarse, ser regular y dejar atrás los claroscuros, pero no cabe duda de que es uno de los mejores MC’s de la época.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )