CRÓNICA: ¿QUÉ PASÓ EN LA FREESTYLE COMPETITION?

CRÓNICA: ¿QUÉ PASÓ EN LA FREESTYLE COMPETITION?

En la tarde del pasado 21 de octubre, el recinto ferial de Jaén pudo verse recompensado con un breve descanso, un casi condescendiente desahogo por quienes prefieren el freestyle a la fiesta (aunque no parecían muy desligados aquella fecha).

El Auditorio de la Alameda estuvo a poco de llenar sus amplias gradas por los forofos de esta disciplina que va en aumento. Y no es para menos, pues la Freestyle Competition cumplía con lo que prometía, mostrándonos un evento muy sólido que hizo las delicias de los seguidores de las más grandes competiciones. El Estilo Libre tuvo la inmensa fortuna de poder contar con un corresponsal en sus instalaciones, quien, aun con los ojos y oídos totalmente centrados en realizar la cobertura en directo, disfrutó como el que más aquel festival de rimas.

Todo salió a pedir de boca el sábado: batallas de etiqueta, risas, participantes cómodos con los espectadores y las temáticas… En esta crónica, a falta de vídeos oficiales de las batallas que respalden toda esa sensación de satisfacción, analizaremos paso a paso qué hizo de cada aspecto del evento algo a tener en cuenta.

El jurado

Siendo claros, y aunque el calibre de los figurantes del cartel, el apoyo de Urban Roosters y Pepsi y la calidad de la organización fueran algo notorio, que el evento fuera primerizo y que contara con tanta participación local, daba la sensación a muchos de que todo esfuerzo se acabaría convirtiendo en una simple exhibición más que nadie tomaría en serio. Confirmamos, desde ya, que esto no fue lo que pasó.

El jurado, compuesto por los reputados Estrimo, AchoRap, Eude, y los paisanos Jamc y Javo; no tenía solo que levantar un brazo, el otro o ambos para dictaminar la sentencia: el formato por grupos, como si de la Champions League del fútbol europeo se tratara, requería extender las tareas impuestas y la concentración necesaria al límite de sus capacidades. Ahora entraban en juego el sistema de puntos, los empates y muchos otros elementos a los que posteriormente arrojaremos luz y que hacían tomar frenéticas notas a unos jueces que siempre mantuvieron su postura neutral, semblantes serios y profesionalidad y que poca polémica dejaron proliferar.

Resultado de imagen de ESTRIMO jurado

Estrimo ejerció una vez más de jurado.

Sobra decir que tampoco fueron autómatas diseñados para eliminar, pues sacudiéndose la sangre que se arrojaban los gladiadores en los descansos y ratos libres, no eran más que personas entregadas que buscaban relajarse de tanta carga entre batalla y batalla y que nunca se vieron fuera o por encima de nadie en el backstage del lugar.

El público y el speaker

 

El patio estaba ya casi lleno a la hora de apertura, a falta de más de otras dos para llegar al punto álgido del horario que abría la puerta a los gallos, y se volcaban con cada espectáculo ofrecido por los músicos y djs jienenses. No se vinieron abajo en ningún momento, llegando hasta la misma final disputada con toda la energía con la que comenzaron: cada rima buena era gritada, los nombres coreados se dejaban oír acabada cada ronda, en ningún momento se vio una zona más despejada que otra…

En esta misma línea, algo que suele perjudicar mucho la imagen de un público es la actitud que poseen frente al local, pero los fans también cumplieron en este apartado, siendo solo partícipes de una lógica actitud localista ante unos representantes que dieron ampliamente la talla solo después de sus intervenciones, no perjudicando así a sus contrincantes, que eran recibidos con el mismo júbilo con el que eran privilegiados ellos. En definitiva, parecía que todos los participantes eran considerados como propios por el público de Jaén. 

Bekaesh bajó también a la ciudad andaluza para encargarse, como tan bien suele hacer, de que esto mismo ocurriera; aunque no tuvo que esforzarse de sobremanera con ellos, pues el trabajo estaba ya hecho desde el mismo momento de empezar, solo tenía que cumplir con esa actitud que tan bien luce sobre los escenarios y que le convertirán, si no lo es ya, en uno de los máximos referentes en cuanto a la plantilla de hosts de eventos españoles se trata.

Bekaesh ejerció como Maestro de Ceremonias de forma magistral.

La batalla

Otra de las incógnitas a despejar fue la muy recurrente polémica de los formatos. La confusión era patente por cuan nuevo y poco utilizado resultaba el recurso de las agrupaciones y sus pases de ronda, pero en cuanto todo allí presente vio su funcionamiento, no tardó esta en desaparecer.

De tal modo, la primera ronda reunía a cuatro tríos que, a modo de jornadas, jugaban en tres rotaciones triangulares (esto es, por ejemplo: Patán VS BTA, BTA VS Dani y Dani VS Patán). Sumado a esto, una temática amplia a modo de concepto con la que el rapero abría los enfrentamientos, permitió que los MCs quedaran gratamente satisfechos. Si algo fallaba de esta forma de organizar sobre el papel, era el evidente desgaste de realizar dos batallas seguidas, sin descanso de por medio y con muy poca separación entre una y otra; pero a ninguno pareció afectarle en sobremanera.

Así, se clasificaban para cuartos de final dos del grupo, dejando a uno del mismo por el camino, y llegados a este punto, el paso a tomar sería el convencional. Sorprendente fue, no obstante, la temática adoptada para la primera ronda de semis: imitar al contrincante durante todo el minuto. Por no fastidiar la sorpresa, pues pocas palabras podrían hacer justicia a aquel espectáculo, dejaremos que los vídeos lleguen a la red para ver la imitación de Zasko (que además, no fue nada despectiva, otra prueba del buen rollo que los raperos compartían) llevada a cabo sobre la tarima.

Los participantes

Los doce gallos allí reunidos cumplieron en su mayoría tanto con sus propias expectativas como con las impuestas por sus seguidores, por lo que la sensación de gratificación era algo tangible. No sería justo que contando con un cartel tan reducido y con tanta calidad condensada dejemos a algún MC fuera de este punto perdiéndonos en vagas generalizaciones, así que procederemos a repasar la actuación de cada uno.

Entre los primeros caídos, hubo tres de los cuatro andaluces de calle seleccionados para batallas y una gran sorpresa. Joseca y Figo venían de Córdoba, pero aún así recibieron mucho cariño por parte del público vecino. El primero nos brindó una de las mejores batallas de la primera ronda contra Zasko, sorprendiendo tanto al que lo conocía como al que no, mostrando a ambos grupos el dominio que poseía sobre unos recursos métricos que le sirvieron para contrarrestar los ataques del alicantino y una buena actitud, agresiva y directa. Incluso mejor en la puesta en escena fue el otro cordobés, al que una mala jugada por parte de los nervios impidieron que desplegara el enorme arsenal que muchos presentes sabían que poseía, no sin dejarnos buenas rimas y una satisfactoria participación.

Frente a la misma Jaén que le vio nacer, caía un Kowen que volvía recuperado y dispuesto a reivindicar que el nivel de su tierra no era de segunda: la nueva visita a los escenarios de su localidad lo seguía manteniendo como una de sus mayores promesas históricas. El problema fue que todo su talento se vio eclipsado por estar dentro del grupo más completo, el cual poseía tan buen nivel general que terminó por frustrar sus planes de pase. La mayor sorpresa en esta fase, aún con la confianza depositada en él, fue la de Dani, que contaba con sobradas tablas como para llegar lejos en el cuadrante pero que terminó por verse opacado por la sombra de un joven, que terminaría por coronarse como rey de su castillo aquella tarde, en la que una selección de bases perjudicó al barcelonés en su habitual derroche de estilo.

La eliminación de Dani en la primera fase de la competición fue la mayor sorpresa.

Ese joven no era otro que Patán, habitual de los parques jienenses, cuyo nombre debería ser apuntado en muchas de las agendas de organizadores y relacionados por cómo se desenvolvió aquella tarde y por cómo, lejos de ser algo poco habitual, cumplía con las confiadas expectativas de quien lo había visto rapear bombo en mano. Al favorito BTA le plantó cara, y la victoria contra Dani fue limpia. Terminó por echarle un Blon que demostró como la experiencia era un arma demasiado valiosa, pero que no pudo librarse del sudor en la frente por como la acostumbrada potencia de las respuestas del chico le dificultaban los patrones de la última ronda de cuartos.

Ya en los cuartos, el primero de los eliminados fue Walls, que cayó tras sacar la carta de la primera réplica de la tarde contra un Zasko, que puso el nivel tan alto que las habilidades del de Murcia terminaron por sucumbir tras un titánico esfuerzo. Su pase por la fase grupal también fue digno de mencionar, y es que cada vez estamos más acostumbrados a que este chico sorpresa lo sea menos, dejando tan alto el listón con su tan enrevesado y meritorio ingenio.

Lo mismo nos sucede con Bnet, quien también pasa a estar cada vez más dentro del grupo de élite del freestyle español y menos en el de las fugaces sensaciones. El madrileño pasó luchando duramente contra Blon y Figo para ganarse finalmente un puesto que le fue arrebatado por BTA. Su habitual estilo tranquilo y sosegado, pero cargado de peligro, terminó por pasarle factura tras empañar su actuación ante una discutida falta de fuerza. Lejos de eso, lo vimos muy confiado y dispuesto a llegar más lejos.

El último sacrificado en cuartos fue un Elekipo que mantuvo su reciente escala de nivel de la que hace gala desde la nacional del toro rojo. Sus batallas fueron bien recibidas a la hora de clasificar a los grupos, pues el almeriense es también muy querido por esas tierras tan cercanas a su ciudad natal. Su habitual fluidez y contundencia se vieron opacadas por las sobrealimentadas capacidades de Hander, quien se mostró intratable en una muy bonita batalla que diseccionaremos más adelante. No obstante, fue laureado por todo el público, compañeros, y speaker, por demostrar, una vez más, la importancia del respeto en este nuestro ámbito.

En semis los que cayeron fueron Zasko y Hander, tras las ya mencionadas imitaciones. El valenciano, quien había salido de trabajar justo antes de llegar a tierras andaluzas, se vio perjudicado por el desgaste de dos réplicas contra Blon, que no ensuciaron una impecable actuación ni mucho menos. Su compañero alicantino corrió la misma suerte que Elekipo, pues terminó su ronda con un gratificante freestyle contra BTA, que demostró manejarse mejor, ante la decepción de un público que lo había puesto por encima del resto durante todo el evento tanto por su papel en el panorama como por ser uno de los que más espectáculo generó en el auditorio.

BTA tuvo la oportunidad de superar una vez más a Blon, después de que el malagueño le arrebatara el título de la regional en su propia casa,  y adelantándose a la jornada de FMS que se nos viene encima. Sin embargo, no fue posible. Poco podemos añadir sobre él, pues no es de extrañar su papel de finalista. Sí es cierto que se le vio más desafinado en algunas rondas o intervenciones que de costumbre, pero aún así, el nivel en el que se sitúa al pelirrojo es tan alto que una bajada apenas marca la diferencia.

Blon llegó a la final eliminando a Hander en la semifinal.

Y sí, Blon ganó, pero ahorraremos detalles en su paso por Jaén, pues también se ha ganado una nota que se centra en dicha actuación en no muchos días. Podemos asegurar, desde ya, que su victoria fue merecida y nadie puso una mala cara al ver cómo sumaba un número más a su palmarés.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: