CAMINO AL TÍTULO: TATA EN LA RED BULL 2012

CAMINO AL TÍTULO: TATA EN LA RED BULL 2012

Ronda por ronda, un repaso al campeonato que Tata consiguió en 2012 en la primera Red Bull nacional de Argentina tras el parón.

Por: @SaantiIglesias

OCTAVOS VS DTOKE

Desde el primer minuto de Dtoke que se lo podía ver a Tata totalmente poseído por el beat. Su constante movimiento de cabeza a la par del sonido era una profecía de lo que ofrecería.

“Tata viene con un flow copado para que te des cuenta que soy buen freestyler

¿Miedo? Yo no le tengo miedo a nadie”

Una entrada épica a la base y una respuesta para la historia en la segunda barra marcarían lo enfocado que se encontraba en su primera batalla de la jornada. Su primera intervención en la nacional era una carta de presentación: un flow inusual para la época y un ataque al cuello del rival.

“¿Corona? No me importa el material”

Su segundo patrón fue otra genialidad. Una respuesta ingeniosa a lo que su contrincante le había dicho en el anterior minuto. Una vez más, entregada bajo un acople al beat muy difícil de observar en aquellos años.

El resto de sus primeros 60 segundos no desentonaron en nivel. Además, sobre el final nombraría por primera vez una palabra que tranquilamente se podría usar para describir su actuación lo largo de aquel día: energía.

El segundo minuto ya sería en otra sintonía. Más relajado, como si supiera que tenía una ventaja muy difícil de alcanzar, se dedicó a jugar con la base. Palabras que empezaba en una barra y terminaba en la siguiente y entonaciones para remarcar algunos acotes. Tata exhibía algo diferente y único.

El voto unánime de los tres jurados marcaría la primera y única derrota de Dtoke en las nacionales de Red Bull, justamente en su debut en la competencia. También significaría la primera victoria de Tata camino al título en lo que sería, dicho por él mismo, la mejor batalla de toda la tarde.

CUARTOS VS DOZER

Otra vez le tocó contestar primero y rapear libre después y, una vez más, se aprovechó totalmente de eso. Uno a uno fue contestando cada ataque que había hecho Dozer en su primer minuto.

“Te cuento una cosa, vos sos un fracasado

Hablás del 2010, vos hablaste del pasado

Pero con esa la mocheaste

No hablés de una compe en la que ni siquiera figuraste”

Su mejor patrón a lo largo de la batalla fue, justamente, el primero. Fue en el que mejor supo contar y cerrar una idea. Cuatro barras coherentes y una respuesta concisa para comenzar. Después, salvo pequeños destellos, tuvo buenos conceptos pero no les supo dar forma.

El segundo minuto fue uno de los peores que tuvo ese día. Al igual que en las últimas intervenciones del primer minuto, creó ideas pero no les consiguió dar cierre y tuvo problemas con la base (que en un momento hasta se detuvo).  Sin embargo, el nivel que entregó le alcanzó para avanzar y posicionarse entre los cuatro mejores.

SEMIFINAL VS DANYELUS

“El tiempo corre…”

Por única vez le tocaría comenzar a él. Sus primeras palabras, buscando apoyo en los alrededores para cranear sus rimas iniciales, serían el primer indicio de la falta de estímulos que lo dificultaría al no tener un contenido concreto que contestar.  En un minuto muy irregular, con pequeños destellos pero una mayor cantidad de errores, Tata quedaría muy por debajo de un Danye que aprovecharía el desliz con respuestas y contenido en sus oraciones.

Su segundo minuto ya sería otra historia. Una puesta en escena destacada y la intención de a cada momento recalcar que lo que él hacía era improvisación total fueron sus dos armas para remontar la batalla. Al jurado le pareció suficiente para inclinar sus brazos hacia él y convertirlo en finalista.

FINAL VS COQEE

Energía. Ahora sí. Tata se llevó la final por delante con una sola consigna: transmitir. Más allá de la profundidad de las barras, cada frase que soltó en la última batalla tuvo la intención de conectar con el público.

“Sé un chabón que tenga fuego

Cuando rapeés en una final tené huevo”

En ambos minutos dejó bien en claro que su idea estaba por encima de atacar a su rival. Su argumento fue mostrar su forma de vivir el rap y el freestyle y evidenciar esa forma de sentirlo respecto a su oponente. Su punchline más directo estuvo en su segundo minuto:

“Coqee, el problema es vigente

No es lo largo de tu nariz, infeliz, es lo corto de tu mente”

La puesta en escena, nuevamente, tomó un papel importante en la búsqueda del objetivo de transmitir. Esas mismas frases entregadas de otra manera no hubieran impactado como impactaron en ese momento. Tata esa jornada tuvo una energía especial y única. Por encima de todo, hizo sobre el escenario algo que solamente él es capaz de hacer. No es casualidad que las últimas dos barras antes de coronarse como el primer campeón argentino post parón hayan sido: “Tomá mi energía”.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )