BNET, LA ESENCIA DEL NUEVO FREESTYLE

BNET, LA ESENCIA DEL NUEVO FREESTYLE

Ya sea como reserva, campeón, rapero o competidor, Bnet ha marcado una época en el freestyle internacional desde su irrupción en las plazas de Madrid, un camino sin peros que ha cambiado no solo la forma de lograr resultados en las grandes competencias, sino la manera de entenderlas para público y jueces.

Por: Jesús Díez (@jesusdiezx)

Puede resultar polémico afirmar que Bnet ha sido un competidor con suerte en el freestyle, y más después de los campeonatos y batallas que ha regalado en los últimos años, pero todo se entiende mejor cuando esa misma suerte, la ha tenido el freestyle de poder disfrutar a Bnet. No cabe duda que tal talento no se hubiera podido tapar y que antes o después, ese joven madrileño habría sido una de las grandes figuras en España, pero hasta las grandes estrellas necesitan (o saben), provocar a la suerte.

Entrar como reserva…

Hay batallas que definen una carrera, para las promesas casi siempre supone desbancar a una figura ya asentada y Klan, rey del underground argentino, llegaba de paseo a los parques de Madrid para enfrentarse a un joven tecniquero que ya brillaba en el under español. Dar la campanada en un escenario de Red Bull es una cosa, ganar a un referente en el parque es diferente y quizás, ese polémico resultado hizo que no pasara tan desapercibido ese rapeo limpio y el ataque hiriente que cambiaría la escena en el futuro más próximo.

No sería la primera ni la última vez que se vería un estilo así en calle, actuaciones que tras brillar varios años en las plazas cuesta adaptarlas a los grandes escenarios y que, por desgracia, deja a figuras con un gran talento a punto de explotar. Después de lo que haría Bnet, la puerta para público, organizaciones y jurados ya no estaría cerrada y el talento, menos desperdiciado.

Que Bnet es un rapero diferente es algo innegable, quizás una de las palabras más repetidas cuando piden una definición del madrileño. Bnet no ha sido diferente solo por su estilo al rapear, lo ha sido desde sus comienzos, desde los primeros pasos en su trayectoria profesional.

Casi acogido como tradición en España, lo normal es que una de las regionales de Red Bull, descubra cada año al menos a una sorpresa que acaparará los focos en los años venideros, promesas desconocidas que llegan, se plantan frente al gran conocido de la noche y logran destronarlo de forma sorpresiva, Gazir, Tirpa o Walls son solo algunos de estos ejemplos recientes.

Bnet no lo haría frente a un campeón internacional como Invert, ni siquiera para ganar la competencia, o aún más allá, ni para clasificarse a una Última Oportunidad con la que valía un sexto puesto. Aun así, dejaría uno de los highlights más históricos en las regionales de la competencia reina.

Su rival sería Akres, otro gran desconocido para el público internacional y que, sin intentar desmerecerlo, hubiera dado igual quién hubiera estado delante, Bnet no batalló, o al menos no como estaba concebido. Un rapeo sin ataques, sin punchline, repleto de métricas, estructuras y apoyándose en sus puntos fuertes, Bnet sembró la primera semilla que germinaría en el panorama a la velocidad la luz.

Las reacciones definieron que no era lo que estaba estipulado, el público tenía las manos en alto, pero no sabían cuando gritar, Mbaka miraba hacia un lado y a otro con una sonrisa de oreja a oreja, a Queen Mary se le complicaba hasta interrumpir con el ¡tiempo!, y este sí, Verse disfrutó como nunca con sus cortes apoyado por la locura de Bnet. Y a pesar de no estar en la cabeza de los jurados, seguro fue un punto disruptivo en la escena española para comenzar a valorar más allá de la pura lucha de argumentos.

Se puede llamar suerte o estar en el lugar adecuado, pero la realidad es que ni Navalha ni Míster Ego, clasificados a la Última Oportunidad, harían uso de su cupo y Bnet, aún con fiebre estuvo en Gijón. Si bien no llegaba como el gran favorito, debido al papel de local de Botta, su participación en la regional le puso al frente de los ataques directos como “la falta de puesta en escena” y los ataques directos, que forzaban a Bnet a una posición de contragolpe de la que salió fortalecido y donde dejó atisbos de lo que podía ofrecer más allá de la métrica.

A pesar de todo ello, nuevamente a las puertas de la clasificación en su año de debut para la competencia reina, tocaba volver a intentarlo para el próximo curso, o al menos eso se pensó hasta la baja de Barón.

… y salir como campeón

Como era de esperar no solo no llegaba entre los favoritos a su primera nacional, no formaba ni parte de los candidatos para alzar el título incluso después de las primeras encuestas tras los octavos, aunque en palabras del protagonista poco importó: “en el freestyle puede ganar cualquiera, es cuestión de tener el mejor día”. Precisamente, tras derrotar a Blon y BTA respectivamente, Errecé y Walls llegaban con el público a favor, el factor de haber tenido las grandes batallas de la noche y un espectacular nivel en su enfrentamiento directo con Bnet; pero aquí no fue cosa de un buen día, era algo diferente.

La métricas y estructuras son un recurso muy vistoso, pero pueden quedar fuera cuando el contenido que tienen no va a levantar un estadio de 25 mil personas, un juego para expertos el intentar construir algo lógico en lo argumental cuando estás concentrado en desarrollarlo desde lo musical, pero que si se alcanza, está hecho.

Ese día no es que Force se quedara lejos del campeonato a pesar de ser segundo, es que hubiera necesitado de un milagro para remontar la energía que Bnet había creado con el Wizink Center. Era la primera vez que se le veía tan hiriente en escenarios, una evolución gigantesca en su estilo hacia la competitividad, que incluso con el cinturón de campeón, se intuía difícilmente reproducible a futuro.

La suma de varios de factores, incluido su inesperado campeonato hicieron que, a pesar de tener grandes esperanzas en su persona, el público español le liberara de esta presión por el campeonato internacional. La gran decepción del pasado año con tres grandes favoritos sin final, la figura de Arkano como referente y la incertidumbre de si Bnet sería capaz de mantener ese colmillo de la nacional, dejaron paso libre para disfrutar en Argentina.

Un país que se metió en el bolsillo en dos segundos ovacionó a la joven promesa española que se encargó de despejar las dudas de un plumazo en lo que pudo ser uno de sus mejores debuts, y que dejó a un país como España más que satisfecho tras no meter a ningún representante en el podio, pero que ya sabía que su promesa podía pelear ante todo un Aczino en su mejor nivel y que de darse nuevamente, la historia podía ser diferente.

Directo para la historia

El ingreso de Bnet en la liga nacional de FMS no solo supuso la confirmación de que había llegado para quedarse y que lo extraordinario, en Bnet era el día a día. En plena discusión popular por ver como un competidor con un freestyle tan libre podía acomodarse a los formatos tan estrictos de FMS se dejó algo en claro, para los buenos de verdad no hay formatos ni estímulos que puedan pararlos, y el talento logra imponerse en cualquier escenario siempre que se hable de freestyle.

La liga potenció en Bnet una de sus mayores virtudes, el ataque con la verdad; algo que no suele ser un común en las batallas, pero que sabiendo separar la persona del personaje como haría en su debut frente a Force, crearía uno de los mayores filones para el madrileño. Experto en llevar las batallas hacia su perfil, sacar los puntos débiles del rival, ha dejado batallas que ya son historia viva como su enfrentamiento frente a Skone, donde rara vez se le ha visto al bicampeón tan superado argumentalmente y sin opción de entrar a la batalla. Bnet era una realidad en el top mundial.

Y el visado no llegó, después del campeonato de Zasko en 2019 y ser el único representante local que tendría la internacional, las bajas de Shield Master y Minos mudaron todos los focos que acaparaba el alicantino. Por primera vez, Bnet llegaría como gran favorito al campeonato y esta vez sí, con la presión no solo de un Wizink Center a punto de explotar, sino por todo un país que esperaba volver a tener el título mundial desde 2016.

La mente de un freestyler parece ir a velocidades casi inhumanas y el proceso más lógico en las batallas siempre ha sido saber con qué vas a rematar en tu cuarta barra, dejar lo mejor para el final y acompañarlo de la mejor forma o con toda la coherencia posible. Ahí surgen los repetidos problemas con el exceso de relleno, muletillas y todos los puntos flojos que se pueden experimentar; lo de Bnet como de costumbre, es diferente. Más allá de las bromas de “rapear con la mente en blanco”, adquiere bastante sentido si se estudia detenidamente su estilo, la construcción no viene del final al principio sino al contrario, si hay una buena barra no esperará a tirarla al final y arrancará con ello, a partir de ahí empezará a construir mediante la musicalidad, la métrica y los argumentos.

Esto indiscutiblemente ofrece una mayor riqueza en el contenido, y en un panorama donde cada día hay más punchlines, ingenio y dobles sentidos, tanto la profesionalización como el público giran hacia la búsqueda de la coherencia; algo que raperos como Bnet llevan intrínseco.

Hacer este tipo de freestyle siempre será más arriesgado y a veces, un arma de doble filo. Su batalla frente a Carpe Diem fue un fiel reflejo de ello; ese día no faltaría la motivación (uno de los defectos que más se le achacan), pero el riesgo de su construcción no corrió la misma suerte. A pesar de sus buenas barras a principio de cada patrón, el español no lograba rematar con la contundencia de siempre, quizás por los nervios, quizás por el arranque en frío, pero los momentos de tensión dejaron a un público con el grito contenido viendo como su mayor representante podía dejar la Internacional a primeras de cambio en un polémico resultado para muchos.

Sin embargo, como ya pasaría en otra noche histórica en el WiZink Center, los octavos fueron solamente un calentamiento para lo que se vendría en el resto de la competencia, un Bnet centrado y competitivo como pocas veces se le ha visto decidió que, al igual que su padre, todo el panorama del freestyle lo vería escribir su nombre como campeón del mundo.

Presente, pasado y futuro

Innovando en la escena con nuevos estilos que se ven reflejados a día de hoy en muchos competidores, Zasko o Acru entre otros fueron capaces de llevar en sus estrenos las técnicas y el freestyle más puro al primer nivel de las competencias. Recogiendo este testigo, la figura de Bnet ha podido llevarlo un paso más allá, de poner en entredicho todo lo que funcionaba para ganar los grandes logros del panorama y pasar por encima a punchliners en un escenario internacional.

En la etapa donde más en entredicho estaban las batallas respecto al rap, las nuevas figuras que han apostado por este perfil a la hora de competir han sido capaces de rescatar lo musical para el nuevo público que llega cada día y no solo eso, ser capaces de haber unido a gran parte del mundo del rap con las batallas. Dos partes difícilmente reconciliables que, a pesar de seguir con cierta distancia, muchas han sido las figuras que se han pronunciado a favor de Bnet o que han puesto el paréntesis en la toma de este camino.

El público ha aprendido a disfrutar de estos minutos, acostumbrados a prestar atención al punchline, a saber que tienen que gritar cada cuatro barras, ahora es distinto. Añadir emoción al juego, saber que puedes gritar a las 6 o quizás a las 2, pero que mientras vas a estar moviendo el cuello a favor de un público más exigente y atento a la coherencia de lo que se dice, hacer comprender que la puesta en escena no es saltar por el escenario sino representar lo que estás transmitiendo con tu rap.

Hoy se pueden ver como casos aislado, pero igual que referentes como Chuty, Aczino o Skone han tenido promesas que han crecido con ellos y se han interesado por llevar esto a nuevos niveles como puede ser Gazir, las semillas que se plantan hoy con el rapeo de los Bnet, Trueno, o Dani, ponen como grandes ejemplos que se puede ganar con este estilo, que puede influenciar a las nuevas generaciones y que contar con perfiles tan diferentes enriquecerá la escena.

Como si fuera la última

Como líder indiscutido en la clasificación de FMS España y ofreciendo un nivel de élite a pesar de su faceta alejada de la pura competitividad (sea por falta de motivación o no), se ciernen varias dudas sobre cómo Bnet se presentará a la defensa de su título en República Dominicana. A pesar de verlo cada día tomando más espacio respecto a las batallas, se hace complejo pensar que enfrente de figuras como Aczino, Skone o una posible revancha con Valles-T, no se vaya a ver un Bnet concentrado y motivado en sacar su máximo nivel.

Bnet sabe lo que significa Red Bull, y Red Bull conoce de lo que es capaz Bnet, la lucha del primer bicampeón mundial pondrá el debate en primera plana sobre quien es el mejor de la historia y ahí el madrileño tiene argumentos para postular. No se sabe cuánto queda de Bnet en las batallas, lo que sí es un acierto seguro será disfrutar de sus batallas como si fuera la última.

 

Fotos originales de redbullcontentpool y carlosvelafoto

Videos originales de redbullbatalla y urbanroosters

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Gustavo Woltmann 6 meses

    Qué más decir que no se haya dicho en este artículo. Bnet es un competidor único, magnífico, y es un honor poder disfrutarle de esta manera. Grande Bnet.
    -Gustavo Woltmann.

  • Disqus ( )