CRUCE DE CAMPEONES: BLON VS ECKO – EL ANÁLISIS

CRUCE DE CAMPEONES: BLON VS ECKO – EL ANÁLISIS

La batalla estelar. La contienda que asegura el espectáculo. El enfrentamiento que, por si solo, ya justificaría el evento. Blon, el ingenio europeo personificado, contra Ecko, uno de los máximos representantes de la nueva generación sudamericana. Una contienda que, desde el sorteo, libró el debate y el análisis. Una previa más que picante.

Blon. Ecko. Miles de seguidores, millones de visitas en sus batallas y un grupo de fanáticos marcadísimo de uno y otro lado del charco. Su talento no distingue fronteras: los dos movilizan y fanatizan al mundo del freestyle. Su contracara, su antagonismo la convierte en una contienda más que interesante. La élite internacional contra el underground local.

SU CRUCE

Por su parte, Blon está, desde lejos, en su mejor temporada. Integrando el top mundial, en la élite del freestyle, el de Barcelona pudo lograr una constancia de competencias que se vio reflejado en su nivel: actualmente convirtió su déficit de puesta en escena en un punto fuerte y, acompañado de su modo original e inédito de idear las líneas, es capaz de reventar salas y no solo videos en YouTube. El público mundial ya se acostumbró a la complejidad en las frases del barcelonés y, si bien no siempre son captadas en su totalidad, su acompañamiento gestual y desenvoltura arriba de la tarima logran el efecto deseado: el de BCN se ha transformado en una auténtica bestia en cuanto a batalla refiere, dándole un carácter y potencial casi invencible.

Su participación en la FMS, además de Most Wanted, Red Bull y otras competiciones, le dieron una cercanía y constancia para con un público que no acostumbraba verlo a menudo: en años anteriores no se lo veía mucho más que en Red Bull. El golpe que se dio en Valencia 2016, aquella nacional que lo posicionaba como el único capaz de batir a un imparable Chuty, fue el punto de partida para una resiliencia digna de admirar. Lejos de acompañarlo con su discurso o agresividad en el escenario, Blon se transformó en una imagen auténtica de “echarle huevos”, de coraje y superación. Hoy, aquella hazaña le dio frutos, siendo el participante estelar del primer evento de freestyle en el icónico Gran Rex. Y, si algo anhela el de BCN, es llevarse al público argentino a su bolsillo. Sabe que es su chance, nada más y nada menos que contra uno de los favoritos locales.

Desde su lado, Ecko se enfrenta a la oportunidad más grande desde el inicio de su carrera como freestyler. Siendo uno de las cinco o seis máximas promesas del renovado underground argentino, tiene la chance de convertir en obra maestra aquel freestyle abocetado en plazas y escenarios, siendo El Quinto Escalón donde dio su máximo nivel. Cierto es que, en el inicio del fenómeno, no fue de las figuras más destacadas: su compañero de Auge Team, Dam, junto a otros como MKS fueron los primeros en representar al crecimiento de la competencia de Parque Rivadavia. El tiempo, la constancia y el nivel le dieron a Ecko la chance de desentonar como pocos, de mantenerse como casi ninguno, y ser uno de los principales exponentes de la cantera argentina.

“Young Golden” tiene su primer gran disparo. La motivación, el placer por competir y su ambición no están en duda: se enfrentará al barcelonés apostando todas sus cartas, enfocándose al máximo. Blon es su primera gran chance en el año que se espera verlo en Red Bull. Blon es su primer gran contrincante, su primera gran medida para ver, al fin y al cabo, su capacidad frente a un rival internacional. Blon es su carta de presentación a la élite del freestyle, aquella a la que apunta desde hace un año.

PUNTOS FUERTES

Ambos dominan el escenario. No es un punto, ni siquiera, a poner en duda: su fuerte está, hoy por hoy, en la conexión con el público, en sus tablas, en su figura. Saben quienes son. Son concientes de su dimensión y se exigen para ello: no aflojan, no se dan el lujo de decepcionar, de bajar su nivel. Buscan conquistar a cada oyente, independientemente de las reproducciones, caché o geografía.

Por un lado, Blon destaca por su ingenio, complejidad, ataque y respuesta. En cuanto a contenido refiere, el de BCN es prácticamente imbatible: en su juego, domina cada carta. Plantearle a Blon un duelo de ingenio y punchline es una espada de doble filo: se admira la valentía, pero es más que difícil seguirle el ritmo. En su campo, domina. En su campo, es el único que juega con las de ganar. Y es el campo que, a la hora de las batallas, más se aprecia. En la época de los scoreboard y recuento de punchlines, Pablo es cada vez más candidato.

En su esquina, Ecko ha complejizado su sistema métrico en cuanto a contenido y lo ha simplificado en su realización: hace los suficientes juegos para sorprender por la forma, mientras que termina los patrones con punchlines coherentes. El argentino, además, es uno de los que mejor aprendió del nuevo Quinto Escalón. Desde la nueva tarima nacional domingo por medio, ha mejorado su manejo de escenario a pasos agigantados. Por último, tiene una fluidez superior a la de Blon.

PUNTOS DÉBILES

Su carácter es antagónico. Ambos tienen falencias a partir de sus búsquedas, de su nombre y de sus rótulos.  Aunque no son tantos, el rival puede intentar atacar desde ese lado.

Por empezar, Blon descuida los tan aclamados sistemas métricos y la fluidez: sin ser malo en ninguno de ellos, simplemente no los busca. El de Barcelona podría sufrir si la instrumental es trap o doble tempo.

Desde su punto, Ecko tiene como punto en contra no destacar en demasía en ninguno de los aspectos. Es decir, el porteño puede jugar en cualquier terreno pero no es un claro dominante en ninguno de los aspectos. Además, no tiene la experiencia ni la espalda de Blon, a pesar de tener un potencial bestial.

LA BATALLA

La contienda estelar de primera ronda tendrá como factor fundamental la postura del público. El Gran Rex tendrá enfrente a dos de sus favoritos para la tarde-noche: por un lado la primera venida del español, queridísimo por el cálido público argento. Por el otro, una de las máximas promesas del país, una de las caras de la identidad nacional del freestyle, de la industria propia, del producto de su piso. Ambos tendrán difícil conseguir decantar la balanza de la opinión popular, algo que generalmente les juega a favor en cada batalla en sus respectivos países.

A sabiendas de que habrá temáticas, Blon parece tener el primer punto a su favor. El barcelonés es, sin temor a exagerar, el mejor del mundo en este aspecto. Nadie ha dominado en su complejidad, profundidad y originalidad, con tanta constancia, las diferentes pruebas que aseguran el freestyle auténtico. Por su parte, Ecko cuenta con el factor localía, aunque en Argentina nunca ha pesado demasiado desde 2013 en adelante.

Ambos se enfrentan a una de las batallas más paradigmáticas de su carrera, por lo que hay muchísimas variables imposibles de definir sobre el enfoque del enfrentamiento por parte de los dos. Lo que es seguro, es que romperán el Gran Rex. Quedan 2 días.

 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: