EL BICAMPEONATO DE CHUTY: ANTECEDENTES Y HÁNDICAP

EL BICAMPEONATO DE CHUTY: ANTECEDENTES Y HÁNDICAP

Son muchos los que están discutiendo la validez del bicampeonato de Sergio Castro, los que le exigen más que al resto, los que desmerecen sus triunfos sin motivos. El análisis que ha conducido a esta realidad nos hace tirar de un complejo hilo.

Lo que ocurrió el pasado 23 de septiembre en el WiZink Center de Madrid dio la vuelta al planeta. Allí, tuvo lugar la Final Nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos, con un resultado que los seguidores de batallas ya conocen. Chuty consiguió imponerse nuevamente para resarcirse de la edición pasada. Su talento es innegable y con una actuación a la altura del gran nivel que acostumbra a dar se proclamó bicampeón nacional.

Hasta ahí todo bien, pero la resaca de la nacional ha dejado ver el descontento de mucha gente con el resultado. Solo hace falta leer opiniones en las redes sociales o en comentarios de las batallas en You Tube con una cantidad de dislikes considerable. Este fenómeno viene siendo cada vez más común en el mundo de las batallas desde su crecimiento. Lo que no es tan sencillo de comprender es cuando se discute un campeonato como el de Chuty, además de hacerlo mayormente con faltas de respeto al campeón. Hay gente intenta desmerecer su triunfo calificándolo con el término de “Falso Campeón”.

Es en ese punto donde termina el fanatismo sano y comienza el extremo. “Si no gana quién yo quiero es tongo”. Aunque parezca imposible creer que un freestyler que hace lo que le gusta y apenas se pronuncia en temas polémicos tenga sus detractores, lamentablemente ocurre.

 

LOS ANTECEDENTES

Centrándonos un poco en la trayectoria de Sergio, sabemos que tras su campeonato nacional y posterior derrota en la internacional de 2013 se “retiró” de las batallas para centrarse en sus estudios universitarios y en su música. Con alguna batalla de exhibición de por medio, decidió retomar el ritmo competitivo tras tres años fuera. Lejos de recibirle como el competidor que es, en 2016 el apoyo fue menor del esperado. Solo cuando viajó a Argentina en la Big Bang se vio a un público en total conexión con el madrileño.

Justo en ese momento, el madrileño comenzaba a sufrir algunos problemas de salud que le apartaron momentáneamente de competiciones internacionales como God Level. Al parecer, es algo que ha conseguido solucionar en este 2017 tras algunas jornadas de descanso. Con sus apariciones a lo largo del año en los shows de Freenetiks, batallas como Most Wanted o FMS podíamos intuir que el nivel de Chuty permanecía intacto, ninguna secuela, todo en su sitio o incluso mejor que antes, al entrenar con mayor frecuencia que nunca. Posteriormente y con la Red Bull muy cerca, Chuty anunciaba que abandonaba su faceta laboral para dedicarse exclusivamente al freestyle, una decisión de futuro muy complicada que pocos han sabido valorar. Así se llegaba a la Final Nacional para la que Chuty solo pidió una cosa, quería que se animase a los otros gallos visitantes igual que a él, un gesto que le honra.

Tras denegar la localía, lo que nadie esperaba es que esta situación podía llegar a ser totalmente contraria y es que el trato en algunos tramos de la noche le fue desfavorable en su propia ciudad, una circunstancia atípica si atendemos a otras ediciones.

EL HÁNDICAP

Realmente no existen grandes respuestas, ya que es una situación totalmente anormal. Como ya hemos comentado, Chuty viene reclamando tiempo atrás un equilibrado trato por parte de los seguidores, del que no ha disfrutado plenamente desde su regreso a Red Bull en 2016. Siente que no se le exige lo mismo que al resto y tal y como hemos podido observar en las últimas fechas, está en lo cierto. El hecho de que la gente sepa de antemano de lo que es capaz y espere el máximo en todas sus batallas es una desventaja muy grande, además de una injusticia. Imaginemos que cualquier chico joven sin ser apenas conocido fuese quien suelta algunas de las frases de Chuty: la gente tendría en él a su nuevo ídolo solo por tener el factor sorpresa a su favor.

Algunas veces que Chuty no consigue derrotar radicalmente a un rival y tiene una batalla mínimamente igualada, la gente cree que el otro rival merece mayor premio solo por el hecho de haberle plantado cara. 

Es prácticamente imposible entender como mucha gente ha intentado desmerecer un triunfo justo y no ha dejado a Chuty disfrutar plenamente de un premio que se ha ganado a pulso. Todo el mundo recuerda los tres años que estuvo inactivo, un periodo en el que los fans del freestyle le suplicaban que volviese. Tras su regreso, muchas de estas personas son las que le exigen más que al resto, las que no le permiten tener un fallo, las mismas personas que si algún día consiguen que se canse y se retire de manera definitiva le echarán de menos como los que más, cuando ya no haya vuelta atrás.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: