STORYTELLING Y NARRATIVA EN EL RAP

STORYTELLING Y NARRATIVA EN EL RAP

El arte de narrar historias es intrínseco al desarrollo del rap desde sus orígenes y a partir de sus influencias. ¿Qué es verdaderamente el storytelling? ¿Quiénes han sido sus referentes más relevantes?

Por: Flor Viva (@florviva)

El rap no es el único género musical que está cargado del elemento que llamamos storytelling, por supuesto, pero probablemente sí sea el que más se caracterice por tenerlo como uno de sus elementos fundacionales. De todas las influencias de las cuales nació el género adquirió algo de esto, y, particularmente, de la cultura de la poesía oral proveniente de generaciones anteriores a los pioneros del rap, provenientes de África y de colonias centroamericanas. 

Partiendo de variadas confusiones sobre el término, es crucial entender que cuando en el freestyle o en el rap hablamos de storytelling estamos refiriéndonos a una estructura importante en tamaño y que se compone de una presentación verbal de una secuencia de eventos o de hechos, cuya disposición temporal deja a las laras algún tipo de relación o conexión causal. Esto deja por fuera de la categoría a cualquier agrupamiento de acciones en el pasado que no comparten hilo conductor alguno, algo que quizás cause algún tipo de confusión.

Detrás de un gran porcentaje de canciones de rap hay una intención y un impulso de compartir una narrativa familiar, conocida, y fácil de relacionar a experiencias de gran parte de la audiencia, pero presentadas con herramientas innovadoras, conceptos disruptivos y una poesía que demuestre destreza. Muchas veces las historias se presentan de manera epistolar, como relatos o cartas dirigidas a alguien en lugar de a una audiencia. Algunos de los himnos clásicos del rap universal tienen este tipo de características, y muchos MCs han comentado sus diferentes aproximaciones al arte del storytelling.

Sin ir más lejos, el icónico Jay-Z ha expuesto cómo, para él, el tan hablado concepto de “ser real” pasa por la vida cotidiana de cada persona dentro de los ambientes donde se mueve. Sostiene que eso no se contradice con que en la lírica del rap también exista, a partir de la base y las experiencias de su vida real, por supuesto, la dimensión de la fantasía y la construcción de historias y personajes. 

Por otro lado, hay rappers que directamente asumen un personaje de manera clara a la hora de componer y de rapear, lo que no necesariamente quiere decir que estas construcciones artísticas no tengan ataduras firmes a sus propias vidas y personalidades. Quizás el ejemplo más fácil de tomar sea el de Marshall Mathers a.k.a. Eminem a.k.a. Slim Shady. Múltiples niveles pueden ser abarcados por un mismo rapper, sean personajes completamente disociados de la personalidad del artista, o sencillamente perfiles explorados por cada persona a partir de las disciplinas que encara o los desafíos que asume. En este sector podemos encontrar al venezolano Marlon Morales a.k.a. Lil Supa a.k.a. Lou Fresco, por ejemplo, así como a los muchísimos artistas que asumen apodos distintos para sus trabajos como beatmakers o DJs y su desarrollo como liricistas, como Mir Nicolás (a.k.a. Voyager) o T&K (a.k.a. UZL, e incluso Tikranz como batallero), entre muchísimos otros.

El storytelling, además, puede adoptar diversas formas. Una de las más determinantes es la variedad en la voz narrativa, que puede asumir la primera persona y la autorreferencialidad en la secuencia de hechos, como es, por ejemplo, el caso de “I Got A Story To Tell”, de Notorious B.I.G., uno de los más conocidos. Esta es posiblemente la manera en la que más frecuentemente se desarrolla el storytelling, un estilo que cuenta con incontables referentes, distantes en tiempo y distancias: podríamos nombrar a algunos hispanos como el ya mencionado Lil Supa, el argentino Frane, Sólo los Solo desde España, entre tantísimos más.

A veces se completa esto con la figura de un monólogo más bien dramático, o que asume un doble rol con más de un personaje, como “Stan”, de Eminem, y como también explicó desarrollar sus letras el talentosísimo Pharoahe Monch. También puede el rapero o rapera colocarse en el espacio de un narrador externo, ya sea omnipresente o un atento observador de circunstancias ajenas, una modalidad muy valorada en Tupac Shakur, y muy adoptada por el neoyorquino Nas, para nombrar un par de referentes.

Es cierto, de todas formas, que ha habido artistas que han abierto las puertas a nuevos niveles de complejidad narrativa, poesía, y escenarios posibles, y es preciso nombrarlos para tenerlos en cuenta si hablamos de narrativas. Desde ya, algunos de los artífices de la fuerte evolución en las primeras décadas del rap fueron el infaltable Slick Rick, Scarface, Ice -T y sus relatos (llamados por él “reality rap”), que brindaron una plataforma de inspiración para la escuela gangsta posterior, el afilado Ice Cube, las notables Salt-N-Pepa, el icónico Biggie, Nas (con obras altamente cinematográficas como “Rewind”), André 3000, o los integrantes de Wu-Tang Clan (particularmente celebrado en esto Ghostface Killah).

Más adelante, llegarían artistas que, ya sea desde el gangsta, el rap “conciente”, o un rap inclinado hacia el humor y la sátira, seguirían elevando las distintas características de la narrativa dentro del hip hop: Mos Def, Kendrick Lamar, Lauryn Hill, M.I.A., Eminem, 50 Cent, Common, Skepta, Gravediggaz, Odd Future, y una enormidad de nuevos grupos y MCs que rompieron los techos de creatividad alrededor del mundo.

Y, sin lugar para las dudas, si del planeta entero hablamos es necesario resaltar a fuertes referentes del rap en español que también han creado y construido estilos y escuelas narrativas dentro del hip hop hispano: a través de distintas generaciones contamos con los mencionados Sólo Los Solo desde España, acompañados de una tropa de talentos como ToteKing, Dheformer, Elio Toffana, Delaossa, e incontables más. En América Latina los talentos en el storytelling abundan y desbordan: Lil Supa y Frane, ya mencionados, así como el grupo cubano Los Aldeanos, el chileno Chystemc, Canserbero, y tantos más. Sudamérica, particularmente, cuenta con una generación de artistas (y podría decirse que, en cuanto a composición etaria, son verdaderamente dos generaciones) que actualmente, y en cuestiones como la narrativa, se encuentran en su peak artístico hasta el momento, como Dano, Lord Sucio, Kamada, T&K, Golden Boyz, Lego Skillz, Mir Nicolás, Cráneo, Willie DeVille, Brapis, Jonas Sanche, y una larguísima lista más.

El freestyle, por obvios motivos, es menos permisivo con las narrativas de este tipo. La principal razón es la dificultad que sugiere la composición improvisada de una secuencia de eventos causales que tenga sentido, rime, y sea pertinente. En el caso de los freestyles libres, es una de las destrezas más elegidas para demostrar superioridad artística y para entrenar algunas cualidades importantes para el rapeo, como el hilvanar de manera coherente las ideas, y la claridad al trasladar a los versos algunos conceptos más bien complejos.

Tata, el actual campeón argentino de Red Bull Batalla de los Gallos en Argentina, por ejemplo, ha comentado infinitas veces que esta es una de sus maneras preferidas de desafiarse al momento de improvisar, llegando hasta a incluirlo en el programa DAMN! como una fuente de enriquecimiento de su freestyle de cara al campeonato nacional. Es, incluso, uno de los pocos freestylers que en lo competitivo se desafían a encarar el storytelling durante una batalla. 

Lo cierto es que en las batallas de estilo libre es dificultoso encontrarse con una instancia donde incluir una narrativa un poco más extensa sea útil, especialmente al tener que cumplir con los objetivos de las batallas, que van desde atacar al oponente hasta incluir estímulos externos a veces arbitrarios y al azar. Sin embargo, es posible resaltar a algunos MCs que, además de Tata, que nos ha dejado ejemplos bien recientes, han logrado lucirse en esta habilidad: Elevn, Bnet, Dani, Stigma, Acru, Piezas, Wos y Aczino son algunos de ellos. 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: