SALT-N-PEPA: CUANDO EL MENSAJE Y EL ÉXITO SE ENCUENTRAN

SALT-N-PEPA: CUANDO EL MENSAJE Y EL ÉXITO SE ENCUENTRAN

Más allá de los éxitos que otorga la industria musical, Salt-N-Pepa jugó un papel muy importante

Por: Franca Hernández (@FranHernandezN)

El trío de raperas “Salt-N-Pepa” conformado por Cheryl James (Salt), Sandra Denton (Pepa) y Deidra Roper (DJ Spinderella) en 1985 es considerado por muchos como el primer grupo de rap enteramente conformado por chicas, incluso a sabiendas de que ya existían agrupaciones como Mercedes Ladies, The Sequence, Cookie Crew y J.J. Fad; y esto se debe enteramente a la gran huella que plantaron en la escena. Repasemos un poco como los hitos de este grupo, su narrativa, el cambio de imagen y su apoyo constante a causas urgentes repercutió, sin precedentes, a toda una generación de mujeres.

Hasta mediados de los 80’s, la imagen arquetípica de las raperas se dividía en dos: por un lado estaban aquellas consideradas hard, con una actitud confrontativa muy fuerte sumada a la imagen -mal llamada- “Urbana” como Roxanne Shante, Sparky Dee y J.J. Fad; y por otro lado teníamos una personalidad más soft que no buscaba confrontación o batalla y se evocaba directamente a la diversión pura, se codeaba con la estética disco y era vista como más “Girly” al estilo de The Sequence, Lady B, Xanadu & Sweet Lady, entre otras. Esa típica división entre lo considerado “Rudo = Masculino” y “Suave = Femenino”.

Cuando Salt-N-Pepa lanza el disco “Hot Cool Vicious” en 1986, vemos por primera vez como esos estereotipos antagónicos se juntan y se suman a una actitud provocativa, seductora e irónica por parte de las tres raperas. Mc Salt, durante una  entrevista en 1990 con Arsenio Hall, lo resumió diciendo que ellas eran “una combinación entre maquillaje y botas de combate”. Ese disco platino tuvo su primer éxito en los charts con el tema “The Showstopper”, las emcees siguieron la misma fórmula contestaría de Roxanne Shante y crearon una reversión del tema “The Show” de Doug E. Fresh, y resultó ser su catapulta a la escena.

Las primeras letras del grupo eran traviesas por momentos, pero firmes en su totalidad: te advertían que si te metías con ellas iban a robarte a tu chico (“I’ll Take Your Man”), como también te aseguraban que cualquier hombre con una actitud violenta y que “solo tiene el sexo en la cabeza” es literalmente un atorrante y que no tiene derecho a tocarte ni un solo pelo (“Tramp”). El tema de la sexualidad se va incluyendo de a poco en su narrativa, sin tabúes, sin exageración, sin estereotipos. A esto se suman canciones como “I Desire”, donde ya muestran que el rap no solo es un hobbie sino una carrera, y esto es sumamente importante porque ellas fueron las primeras en demostrarle a las chicas que dedicar tu vida al rap ya era una posibilidad real.

Su segundo disco “A Salt With A Deadly Pepa” (1988), que alcanzó la categoría de oro, también trae temas a la mesa como la cosificación de quienes solo desean divertirse en “Shake your Thang”, o el reclamo por un pago justo. Además mostraban una versatilidad excepcional para la época donde podían romperla con un Go-Go de fondo, como con un cover de los Beatles . Pero su gran tirada del muro de Berlín fue con el disco “Black’s Magick” en 1990. Salt, Pepa y Spinderella no patearon la puerta: reventaron el edificio.

Pongamos a “Black’s Magic” en contexto: durante mediados de los 80`s empezaron a darse las primeras campañas fuertes sobre la concientización del VIH/Sida en Estados Unidos; en 1983 Cyndi Lauper ya había dejado en claro que las chicas solo quieren divertirse y Madonna llevaba esa prédica al extremo en el icónico “Blond Ambition World Tour” de 1990 donde pateó el tablero de los shows en vivo apropiándose del derecho al goce y a la autonomía; un año antes del lanzamiento del disco ocurrió el histórico boicot a los Grammys por parte de la escena Hip-Hop del que las chicas fueron parte. Ahora imaginen haber pasado por todos esos sucesos y ser consciente de tu rol, no solo como emcee, sino también como comunicadora: ahí está la esencia de este trabajo.

Salt-N-Pepa no era solo un grupo, era la guía de supervivencia social para chicas. “Black’s Magic” fue el plato fuerte de los consejos. Canciones “Expression” alentaba a las pibas a ser genuinas y únicas; “Independient” mostraba a mujeres trabajadoras e independientes que meten palo en los estereotipos de género; “Negro Wit a Ego” llamaba a la comunidad afroamericana para que pusieran fe en sus pares al grito de “Soy negro y estoy orgulloso”; y “Let’s Talk About Sex” mostraba una manera positiva del sexo, buscaba sacar los tabúes y plantear a la responsabilidad compartida como un “deber ser” dentro del acto. Esta última canción tuvo una relevancia enorme para activistas en el marco de la concientización sobre la enfermedades de transmisión sexual (ETS); por lo cual el movimiento Heart String, un grupo de concientización sobre el VIH/Sida , hizo una colaboración con ellas cambiando el nombre de la cancion por “Let`s Talk About AIDS ”: Hablemos sobre las ETS.

Cuando nos referimos a la historia de un grupo de rap, siempre es importante poner el foco en las demandas que representaron a través de sus letras, cuál fue su narrativa y sus aportes al debate público. Sin dejar de lado que Salt, Pepa y Spinderella fueron las primeras raperas en ganar un grammy, las primeras en tener un disco platino, ser las artistas con mejor remuneración de toda la escena y un sin fin de “primeras en” que no caben en un párrafo. Su aporte más grande estuvo centrado en la imagen que presentaban y en sus historias.

El disco quíntuple platino “Very Necessary” en 1993 da comienzo a la revolución sexual más mainstream dentro del rap, donde el deseo se democratiza en la expresión lírica y en la corporal. En algún punto, vemos como las letras se acoplan a un público que maduró con ellas, y llevan éxitos a la pantalla chica como “Whatta Man ”, que ganó dos MTV Video Music Awards por “Mejor video musical” y “Mejor video de R&B”, y “Heaven or Hell” como un reflejo del discurso antisistema. En el cierre de este disco ceden el espacio a una pequeña actuación del grupo WEATOC en la parte titulada “I’ve Got AIDS ”  donde escuchamos a una chica de dieciséis años que le cuenta a su novio que es VIH positiva mientras que el chico niega ser portador del mismo solo porque el “es heterosexual”.

La importancia del trabajo de Salt, Pepa y Spinderella a nivel artístico fue el de poner por delante de todo un mensaje consciente a las chicas, llevar discusiones y debates a la televisión y ceder su espacio a las causas urgentes; mientras que a su vez se encargaban de proponer otras representaciones que abarcaran cualquier posibilidad de ser, rompían con los estereotipos infundados, entendían su influencia y usaban su plataforma en pos de potenciar la rebeldía para que todas puedan vestir, bailar y gozar de la manera que deseen pero imponiendo el respeto y la responsabilidad.

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
A %d blogueros les gusta esto: