WALLS: EL FENÓMENO DEL AÑO

WALLS: EL FENÓMENO DEL AÑO

Walls. El hombre revelación de este 2017. Ganador de las regionales de las tres competiciones más importantes a nivel nacional. Un nombre que ya suena hasta para entrar en la FMS, y eso que tan solo hace tres meses de su batalla contra Invert. El murciano, que ya ha demostrado nivel suficiente para quitarse de en medio a gente como Zasko, o dar batalla contra Nitro y Blon, es un ejemplo de la evolución de las batallas, y de como el público no juzga tan solo al rapero, sino todo aquello que condiciona​​sus​​versos.

El de Walls no es un caso único. Hace nada veíamos a Bnet ganar contra Klan, revolucionando consigo Youtube. Pero es que en 2015 Zasko ya lo hizo sorprendiendo en la regional. Y Khan en 2013. Y previamente un tal Arkano reventó Madrid siendo menor de edad. Y unos años antes un chaval con gorra blanca le dijo a Kid Masta aquello de “estoy en el zoológico pero porqué soy una bestia”. Pero bueno, que SRG también fue una revelación que apuntaba altísimo. Y Sweet Pain tendría que haber ganado una de las últimas nacionales, si fuera por el “efecto sorpresa”. Demasiado reconocimiento en poco tiempo. Como a Jado. O a Force. O a cualquier desconocido que llegue y gane una Full Rap Madrid.

Decía Kapo 013 en su 1×1 de los participantes de la pasada regional de Red Bull Barcelona que Walls venía muy fuerte, pero que no estaba seguro de su nivel en unacompetición grande. Poco después de que se coronara campeón ya se le ponía hasta comofavorito en la Nacional. Y encima va él y demuestra en BDM que realmente no ha tenido un día de suerte, y así en todas las competiciones que se ha presentado. Walls está dando un nivel descomunal desde el primer día, pero todos somos humanos, y a todos los freestylers les pasan factura tanto las victorias como las derrotas.

Invert es conocido como ‘falso campeón’ por muchos, y lo es por un título que él no decidió ganar. Al igual que Arkano tampoco lo hizo en Alicante. O que Teorema contra Aczino. Ejemplos grandes para un caso que aún parece pequeño. El término sobrevalorado​, de tanta fama entre las batallas, tenía que acabar tarde o temprano llegando a la joven promesa. En su batalla contra Blon en la final de Águilas Rap Summer parte del público recriminó la decisión del jurado en favor del local. Unas horas después de la batalla el propio Walls admitió su derrota en Twitter, pero aun así las críticas, como siempre, no cesan.

La Red Bull, la BDM y la Gold Battle ya las tenemos vistas. Un campeón Internacional, tres campeones regionales y un subcampeón nacional chileno podrían explicar que se siente al ver que un chaval de 16 años te está partiendo en tu terreno. Pero en Águilas estaba diferente. Contra Dani y Robledo se le notó menos fresco, y sufriendo contra rivales con más versatilidad a la hora de adaptarse al ritmo (sobretodo contra Dani, que se mueve muy bien sobre la base y se notó contra un Walls que no dejaba de estructurar siempre de la misma forma). “Primero Invert, ahora este trozo mierda, se me está haciendo costumbre lo de retirar leyendas” y adiós a las semifinales, con un Babi falto de práctica que le permitió desarrollar más su punch.

¿Recuerdan el caso de un chaval que casi gana al mejor del mundo en una Final Internacional, que entrenó duro un año y luego le ganó, no una vez, sino dos, y Internet empezó a relacionar su nombre directamente con tongo? ¿Tongorema? ¿Sí? Pues bien, ¿qué culpa tiene el freestyler de eso? Ninguna. Él no decide. Walls no decide ganarle a Blon, sino que además reconoce la derrota. Pero es el desgaste del que se enfrenta al público, que pese a demostrar que improvisa tratando de responder en cada patrón con un punch diferente, las decisiones del jurado son independientes de quien rapea pero a la vez afectan más al participante que al que vota.

Walls ha demostrado un nivel espectacular. Sencillamente fuera de lo común, y ya no para su edad, sino para alguien que no tenía experiencia en ninguna competición similar. Pero tiempo al tiempo. Es fácil buscar y encontrar defectos en un rap tan nuevo y tan joven, Sus muletillas y su tosca manera de fluir son prueba de ello, pero nadie le pidió a Kubrick que dirigiera “La naranja mecánica” con 16 años. Y Eminem tardó 30 años en conseguir que el rap también pudiera ganar un Oscar. No es que Walls vaya a ser un genio, o el mejor, o marque una época, (de hecho son comparaciones que le vienen grande a cualquiera) pero si al final es así deberíamos darle tiempo para evolucionar. Achacarle su problema con las muletillas al mismo nivel que con Dtoke, por ejemplo, sería absurdo, mucha experiencia le falta al murciano, y mucho tiempo para pulir errores.

CATEGORIES
TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )
A %d blogueros les gusta esto: